Tratamiento del cáncer de vejiga: medicina convencional y alternativa

La enfermedad de cáncer de vejiga afecta a más hombres que a mujeres, y la tasa de muertes por cáncer de vejiga ha aumentado dramáticamente en los últimos 20 años.

Tratamiento del cáncer de vejiga: medicina convencional y alternativa

Tratamiento del cáncer de vejiga: medicina convencional y alternativa

El cáncer de vejiga es típicamente una enfermedad que afecta a las personas mayores, con aproximadamente el 90% de los casos recién diagnosticados que aparecen en adultos, la media de edad del diagnóstico es de 55 años de edad. Fumar cigarrillos y la exposición a ciertos productos químicos aumenta la probabilidad de una persona de desarrollar cáncer de vejiga, al igual que ciertas mutaciones de genes y una historia familiar de la enfermedad.

¿Qué es la vejiga urinaria?

La vejiga urinaria es un órgano sólido y muscular situado en el suelo pélvico. La vejiga es el órgano que recoge la orina hecha por los riñones, antes de la eliminación por el proceso de orinar. La orina entra en la vejiga a través de los uréteres y sale a través de la uretra.

Signos y síntomas del cáncer de vejiga

En la mayoría de los casos, la sangre en la orina puede ser uno de los primeros signos de cáncer de vejiga y dependiendo de la cantidad de sangre, la orina puede tener un color amarillo pálido, rojo amarillo o rojo oscuro. Más a menudo la sangre en la orina significa otra condición, como cálculos renales o de la vejiga, una infección, tumores benignos u otra condición. Con el cáncer de vejiga, existe la posibilidad de que la sangre en la orina pueda desaparecer durante un período de días o incluso semanas.

Otros signos y síntomas del cáncer de vejiga podrían incluir urgencia urinaria o dolor al orinar, dolor en la espalda baja o abdomen y pérdida de apetito y peso. En las primeras etapas, el cáncer de vejiga causará poco o ningún dolor, lo que dificulta el diagnóstico en algunas personas.

¿Cómo se diagnostica el cáncer de vejiga?

El primer paso para diagnosticar cualquier condición es que un médico tome una historia médica completa de un paciente. Al hacer un examen físico, el médico revisará el recto y la vagina de una mujer para determinar el tamaño de un tumor y detectar si se ha diseminado o está localizado en una zona.

Si un médico sospecha que una persona tiene cáncer de vejiga algunos recomiendan realizar una cistoscopia. En este procedimiento se inserta un tubo delgado e iluminado en la vejiga a través de la uretra, lo que permite una vista de la vejiga.

La citoscopia fluorescente es algo que un médico podría ordenar junto con una cistoscopia. En el procedimiento, las sustancias conocidas como porfirinas se inyectan en la vejiga durante una cistoscopia. Las sustancias son absorbidas por las células cancerosas y el médico, a continuación, colocar una luz azul en la superficie de las células y esto permitirá una visión de las células cancerosas que se pueden haber perdido cuando se utiliza una luz blanca.

También hay ciertas pruebas de laboratorio que se pueden hacer para indicar la presencia de cáncer de vejiga, que incluyen, pero no se limitan a lo siguiente:

  • Citología urinaria: se examina la orina con un microscopio para detectar la presencia de cáncer o células precancerosas. La prueba no es 100% efectiva, y en realidad puede haber cáncer incluso si la prueba muestra lo contrario.
  • Cultura de orina: se coloca una muestra de orina en una incubadora de lotes en un laboratorio y se permite a cualquier bacteria presente una oportunidad de crecer bajo ciertas condiciones. Este tipo de prueba es más comúnmente utilizado para detectar infecciones en lugar de cáncer, pero ciertas infecciones pueden imitar los síntomas del cáncer de vejiga.
  • Biopsia de la vejiga: se obtiene una porción de tejido de la vejiga y se verifica si hay células cancerosas. La prueba es realizada por un patólogo, un médico especializado en el diagnóstico de enfermedades utilizando una muestra de tejido y un microscopio.
  • Biopsia con aguja: se realiza con una aguja para extraer una muestra de tejido sin tener que operar. Algunas biopsias con aguja se realizan mediante una tomografía computarizada (TC) y / o un ultrasonido para guiar la aguja a la ubicación correcta.
  • Estudios de marcadores tumorales: estas pruebas buscan sustancias específicas liberadas por las células de cáncer de vejiga. Dichas pruebas incluyen: NMP22, ImmunoCyt, BTA stat y UroVysion.
  • Pruebas de imagen: si una persona es diagnosticada con cáncer de vejiga, un médico puede ordenar una prueba de imagen para comprobar si las células cancerosas se han diseminado a otros tejidos cerca de la vejiga, los ganglios linfáticos u otras áreas. A veces, una biopsia se tomará del paciente durante una prueba de imagen.
  • Pielograma intravenoso (PIV): se toma una radiografía del sistema urinario después de inyectar un colorante especial en las venas, el procedimiento permite una imagen más clara de los órganos en la radiografía y ayuda a encontrar tumores del tracto urinario.
  • Pielograma retrógrado: se inserta un catéter (tubo) en la vejiga o el uréter. A continuación, se inyecta un tinte y esboza los órganos y permite una visión más fácil a través de una radiografía, se utiliza para detectar tumores en la parte superior de la vejiga.
  • Radiografía de tórax: se puede hacer para permitir que un médico vea un posible tumor o un punto en los pulmones que podría indicar la propagación del cáncer de vejiga.
  • Tomografía computarizada: una tomografía computarizada toma imágenes de todo el cuerpo en rodajas y en algunos casos se aconseja a un paciente beber una gran cantidad de agua, ingerir un colorante especial o recibir tinte por vía intravenosa en las venas. Las tomografías computarizadas pueden mostrar el tamaño, la forma y la ubicación de los posibles tumores y si es necesario, pueden utilizarse durante una biopsia con aguja.
  • Imágenes por Resonancia Magnética (IRM): utiliza poderosos rayos magnéticos y ondas de radio en lugar de una radiografía, para tomar imágenes del cuerpo. La resonancia magnética es una herramienta útil para dar a un médico la oportunidad de ver si el cáncer se ha diseminado a otras partes del cuerpo y un tipo especial de resonancia magnética, un urograma de resonancia magnética puede ser utilizado para ver la parte superior de la vejiga urinaria.
  • Ultrasonido: se puede utilizar para determinar el tamaño del cáncer de vejiga y para ver si la afección se ha diseminado a otros lugares.
  • Exploración ósea: se inyecta una cantidad minúscula de colorante radioactivo en una vena, y la sustancia se acumulará en el área del hueso que contiene cáncer. A continuación, se utilizará un escáner para detectar el área cancerosa. Una infección ósea o artritis puede producir un resultado de prueba falso positivo en el procedimiento.
  • Tomografía por emisión de positrones (TEP): un escáner que usa glucosa radiactiva para buscar células cancerosas. La glucosa se inyecta en la vena y porque el cáncer utiliza la glucosa a una tasa mayor que el tejido normal, la radiactividad se concentrará en el área que contiene el cáncer. Aunque las exploraciones TEP se utilizan en la investigación de cáncer de vejiga, el procedimiento aún no ha sido aprobado para el protocolo estándar en el trabajo de los pacientes con cáncer de vejiga.

Tratamiento para el cáncer de la vejiga

Una vez que el diagnóstico de cáncer de vejiga se ha confirmado y la enfermedad ha sido puesta en escena, el paciente y el médico discutirán qué opciones de tratamiento están disponibles. La opción de tratamiento que funcione mejor dependerá de los siguientes factores: edad del paciente, tipo de célula y estadio del cáncer, salud general del paciente y preferencias personales.

Tratamiento quirúrgico del cáncer de vejiga

Qué tipo de cirugía funcionará mejor para el paciente dependerá de la etapa del cáncer de vejiga.

  • Cirugía Transuretral: utilizada para el tratamiento de cáncer de vejiga en estadio temprano o superficial, y dado que el 70-80% de los pacientes tienen cáncer superficial cuando se diagnostican por primera vez, este tipo de tratamiento es la primera opción. El procedimiento no implica el corte del abdomen, y después de la cirugía se requieren más pasos para asegurar que el tumor se elimine por completo. Tales métodos incluirían: quemar la base del tumor (fulguración), o usar citoscopia y un láser de alta energía.
  • Cistectomía: el procedimiento se utiliza cuando el cáncer es invasivo y se debe retirar toda o una parte de la vejiga. Una cistectomía parcial se puede hacer si el cáncer no es muy grande, sin embargo, si el cáncer se ha propagado y pide la eliminación de la vejiga y los ganglios linfáticos, el procedimiento se llama una cistectomía radical.
  • Preservación de la vejiga: el procedimiento requiere una cuidadosa consideración y los pacientes deben ser evaluados completamente. Un urólogo utilizará resección transuretral del cáncer de vejiga, combinado con radiación y quimioterapia. Este es un enfoque más conservador del cáncer de vejiga, aunque si el paciente no responde favorablemente, se puede extirpar la vejiga más tarde.
  • Cirugía reconstructiva: tipo de procedimiento realizado en pacientes que han sido extirpados por cáncer. Hay varios métodos de cirugía reconstructiva que se puede hacer, dependiendo de la situación médica y la preferencia personal del paciente.

Terapia intravesical para el cáncer de vejiga

La terapia intravesical implica un tratamiento que se inserta directamente en la vejiga a través de un catéter, en lugar de que se administre por vía oral o intravenosa. Los tipos más comunes de tratamientos de terapia intravesical para el cáncer de vejiga son los siguientes:

  • Bacilo Calmette-Guerin (BCG): se cree que es uno de los tratamientos de terapia intravesical más eficaces disponibles para el cáncer de vejiga en estadio bajo. Un BCG es una bacteria que está relacionada con el virus que causa la tuberculosis. Para tratar el cáncer de vejiga, se inyecta BCG directamente en la vejiga del paciente usando un catéter. El cuerpo responderá a BCG, y las células liberadas por el sistema inmunológico se atraen a la vejiga y se activan por BCG, que a su vez afecta a las células de cáncer de vejiga. El tratamiento se administra generalmente una vez por semana durante un período de 6 semanas, la terapia con BCG también se puede administrar conjuntamente con el paciente sometido a una resección transuretral del tumor.
  • Interferón: una sustancia que estimula el sistema inmunológico. Los interferones son producidos naturalmente por el cuerpo y también pueden hacerse en un laboratorio para usos medicinales. El tratamiento puede ser útil en el tratamiento intravesical del cáncer de vejiga. Otros medicamentos pueden administrarse con interferón para reducir los efectos secundarios que un paciente pueda experimentar.
  • Quimioterapia intravesical: el procedimiento consiste en insertar medicamentos anticancerígenos en la vejiga a través de un catéter urinario. Una ventaja del tratamiento es que los medicamentos alcanzan el cáncer directamente y no afectan a los tejidos o células circundantes en otra parte. La quimioterapia intravesical sólo se da en casos de formas no invasivas o mínimamente invasivas de cáncer de vejiga y porque el medicamento va directamente a la fuente de cáncer, no es absorbido por el torrente sanguíneo, lo que disminuye los efectos secundarios.

Quimioterapia para el tratamiento del cáncer de vejiga

La quimioterapia es un protocolo que utiliza medicamentos para el tratamiento del cáncer. La quimioterapia local consiste en insertar o administrar fármacos contra el cáncer directamente en el área afectada por el cáncer. La terapia intravesical, que se discutió anteriormente, implica la inserción del fármaco directamente en la vejiga, y es otra forma de quimioterapia local.

Otros tratamientos de quimioterapia se pueden administrar en forma de píldora, o como una inyección intravenosa o intramuscular, cuando los medicamentos se administran de esta manera se llama quimioterapia sistémica. La quimioterapia sistémica entra en el torrente sanguíneo y trata los cánceres que se propagan lejos del tumor principal, este método es bueno para el tratamiento del cáncer de vejiga que ha migrado a los ganglios linfáticos.

La quimioterapia se puede administrar antes o después de la cirugía. La administración de quimioterapia antes de la cirugía se realiza para reducir los tumores, haciéndolos más fáciles de eliminar, y se conoce como quimioterapia neoadyuvante. Cuando se administra quimioterapia después de la cirugía, el objetivo es matar a las células cancerosas que podrían no haber sido eliminadas durante la cirugía. Esta forma particular se llama quimioterapia adyuvante, y también asegura que el cáncer tiene una menor posibilidad de recurrencia.

A veces la quimioterapia se puede utilizar en combinación con la radiación para hacer que la radiación funcione mejor. Los fármacos de quimioterapia más comunes utilizados en el tratamiento del cáncer de vejiga son los siguientes:

  • Metotrexato, Vinblastina, Doxorrubicina y Cisplatino denominados M-VAC
  • Germcitabina y Cisplatino llamados GermCIS
  • Carboplatino y Taxano

Los medicamentos utilizados en el tratamiento sistémico del cáncer de vejiga son ciclofosfamida, fluorouracilo y mitocina C.

Antes de recibir tratamiento de quimioterapia, un paciente será evaluado completamente para ver si sería ventajoso. Los factores que se considerarían antes del tratamiento serían la edad y la salud del paciente, la etapa del cáncer y la evaluación de ciertos análisis de sangre.

Radioterapia para el tratamiento del cáncer de vejiga

La radiación es una terapia que implica el uso de radiación de alta energía para matar las células cancerosas. La radiación puede ser externa o interna, dependiendo del tipo de cáncer que tenga el paciente.

La radiación a veces se combina con medicamentos de quimioterapia después de que una persona ha sido sometida a una cirugía de cáncer de vejiga. Después de la cirugía, la quimioterapia y la radiación son a veces capaces de destruir completamente las células cancerosas que de otro modo tendrían que ser tratadas mediante cistectomía.

Opciones de tratamiento complementario y alternativo para el cáncer de vejiga

Terapia aminoácida

Este tipo de protocolo implica realmente la reducción de aminoácidos, carbohidratos y glucosa. Utilizando las reacciones químicas producidas por los aminoácidos, los alimentos y los suplementos alimenticios se administran para impedir el desarrollo de las células cancerosas, matándolos con eficacia. El tratamiento es algo más que un cambio dietético, es un curso diseñado para controlar los niveles de ingesta de aminoácidos de una persona.

ME GUSTA LO QUE VEO

El tratamiento con aminoácidos implica la eliminación de ciertos alimentos de la dieta de personas durante un corto período de tiempo, y para reemplazar los alimentos con un suplemento científicamente aprobado. El tratamiento con aminoácidos no es de ninguna manera un reemplazo de la quimioterapia tradicional o tratamiento de radiación, sino más bien para ser utilizado de una manera sinérgica, para mejorar los beneficios de cada uno.

Terapia nutricional

Una buena nutrición juega un papel vital en la vida de la persona promedio, y nunca es más importante que durante el tratamiento del cáncer. Antes de que un paciente pueda ser colocado en un programa de terapia nutricional se debe obtener la siguiente información:

Análisis de sangre: para determinar la condición de la función del sistema inmune del paciente y almacenes de proteínas.

  • Historia médica y entrevista dietética: un médico revisará la historia clínica de un paciente y realizará un examen físico. Un nutricionista hará preguntas para conocer mejor el apetito, las preferencias alimentarias, la función del sistema digestivo y cualquier complicación potencial o preexistente.
  • Perfil dietético computarizado
  • Antropometría: un procedimiento que implica tomar medidas precisas del cuerpo para determinar la grasa corporal y la pérdida de porcentajes de tejido magro.
  • Calorimetría indirecta: una prueba de respiración realizada para determinar las necesidades calóricas de una persona.
  • Balance de nitrógeno: una medida de la pérdida de proteínas, usada para determinar si la proteína está siendo apropiadamente utilizada por el cuerpo.

Un médico prescribirá suplementos de vitaminas y minerales para ayudar a proporcionar a los pacientes con cáncer un impulso nutricional. Los nutrientes que se pueden recomendar incluyen: betacaroteno, selenio, vitamina C y E y ácido eicosapentaenoico (EPA).

Medicina naturopática

La medicina naturopática es una línea distinta de la atención primaria de la salud, es el arte de diagnosticar, tratar y prevenir las enfermedades. La medicina naturopática es la menos invasiva de todos los tratamientos médicos, pero la más psicológicamente de apoyo para los pacientes. Los métodos utilizados con la naturopatía se eligen de manera única sobre la base de las necesidades del paciente y proporciona técnicas que combinan la medicina moderna y tradicional con la metodología empírica.

La medicina naturopática utiliza las sustancias y los métodos medicinales para reducir al mínimo los efectos que el cáncer tiene sobre el paciente. Cualquier tipo de método de curación terapéutica debe ser utilizado de una manera sinérgica con los tratamientos médicos tradicionales y no como sustituto.

Toda la premisa de la medicina naturopática es prevenir enfermedades. Esto ocurre cuando el paciente es educado y promotivo de un estilo de vida saludable que fomente la buena salud. El énfasis de la medicina natural es construir una buena salud en lugar de combatir una enfermedad específica.

Las ramas de la medicina naturopática incluyen, pero no se limitan a las siguientes áreas:

  • Nutrición clínica: esta área es la piedra angular de la medicina naturopática y los profesionales creen que ciertas condiciones médicas pueden ser tratadas con alimentos especiales y suplementos nutricionales. La ciencia utiliza la dieta, la higiene natural, los suplementos nutricionales y el ayuno en la práctica.
  • Medicina botánica: ciertas sustancias vegetales se usan como medicamentos potentes. Medicina botánica incluye el uso de compuestos botánicos combinados con la propia química del cuerpo, para ser eficaz en la producción de menos efectos secundarios tóxicos que pueden provenir de la quimioterapia y los tratamientos de radiación.
  • Medicina física: los especialistas usan herramientas especiales de diagnóstico que involucran la manipulación profunda del tejido muscular debajo de la piel, las terapias incluyen ejercicios, masajes, hidroterapia, calor y frío, y métodos terapéuticos eléctricos.
  • Medicina oriental: una filosofía curativa que funciona de manera complementaria con la medicina naturopática. Se incluye en la medicina oriental una comprensión cuerpo-mente, que añade a la comprensión occidental de cómo funciona el cuerpo. La acupuntura ayuda a unificar y armonizar los desequilibrios que resultan de una enfermedad, que a su vez impulsa al sistema inmunológico en una respuesta curativa.
  • Medicina psicológica: actitud metálica y emocional que puede influir y a veces causar enfermedades físicas. A través de consejería, equilibrio nutricional, manejo del estrés, hipnoterapia y biorretroalimentación, un paciente puede sanar psicológicamente.
  • La medicina homeopática: se basa en la premisa de que “como curas”, y esta es una observación que funciona para un paciente en un nivel sutil, pero poderosamente enérgico. Proporciona fuerza adicional a la curación del cuerpo y a la respuesta del sistema inmunológico que desencadena la curación para comenzar.

El campo de la medicina naturopática también incluye el uso de cualquier sustancia médica que contiene elementos que pueden ser empleados en la vida de un paciente y reparar las áreas en el cuerpo afectadas por el cáncer. La medicina naturopática también incluye el uso de pruebas diagnósticas y de imágenes tales como ultrasonido y rayos X.

Terapia mente-cuerpo para el tratamiento del cáncer de vejiga

La terapia mente-cuerpo para el tratamiento del cáncer es un nuevo campo que se conoce como Psiconeuroimunología o PNI. La terapia incluye todas las áreas del ser, mente, cuerpo y espíritu y cubre la nutrición, pensamientos emocionales y cognitivos, necesidades espirituales y problemas de relación. PNI cubre las siguientes áreas:

  • Manejando el estrés
  • Programas de relajación e imágenes
  • Meditación
  • Apoyo y asesoramiento para pacientes y familiares
  • Terapia individual, de pareja y de familia
  • Grupos psicoeducativos
  • Recursos educativos e información
  • Terapia humorística

El uso de una amplia variedad de terapias y programas permitirá al paciente dirigir las energías hacia la curación y mostrará al paciente cómo la mente y el estado emocional controlan el sistema inmunológico y la salud.

Terapia física para el tratamiento del cáncer de vejiga

La terapia física para el tratamiento del cáncer de vejiga ofrece a los pacientes una forma activamente diseñada para reducir el estrés, prevenir la fatiga y mejorar sobre toda la calidad de vida. La terapia física puede incluir todas las formas, como las terapias ocupacionales, del habla y del mensaje, para educar a los pacientes con cáncer de vejiga acerca de los beneficios físicos y psicológicos de la terapia usada conjuntamente con el proceso de tratamiento.

Estar físicamente en forma permitirá a los pacientes soportar mejor los rigores de los tratamientos de radiación y quimioterapia. La participación en actividades físicas puede a su vez estimular la respuesta del sistema inmunológico del cuerpo, aumentar la flexión del músculo, y puede ayudar al paciente a adquirir una sensación de control sobre el cuerpo, así como proporcionar un escape físico para la ansiedad y el estrés.

Los programas de terapia física son el diseño para los pacientes con cáncer de vejiga que tienen la capacidad de mantener un cierto nivel de auto-cuidado, los programas incorporados en la terapia se dirigirá a los pacientes resistencia individual, las deficiencias de fuerza y ​​lo que son capaces de soportar. Tales consideraciones de terapia se harían después de evaluar los siguientes criterios:

Borg Ratio de Expresión Percibida: diseñado para ayudar a los terapeutas a determinar qué tipo de ejercicios funcionarán mejor para el paciente.

Programa de flexibilidad: estirar el cuerpo puede ser una actividad beneficiosa que alivia la rigidez articular y el dolor, al tiempo que permite mejorar la movilidad y la amplitud de movimiento de los pacientes. Los beneficios que provienen del estiramiento incluyen:

  • Mejora de las actividades diarias
  • Mayor movilidad e independencia
  • Mejora de la postura y coordinación muscular
  • Disminuye el riesgo de lesiones
  • Promoción de la relajación física y mental

La terapia manual es una forma de terapia muscular manual y algunas formas incluyen: masaje sueco, masaje de linfedema, liberación miofascial y reflexología.

La terapia ocupacional ayuda a los pacientes con programas de calidad de vida para darles ayuda en la vida cotidiana. La terapia se centra en las maneras de ayudar a los pacientes con cáncer de vejiga en abordar y adaptarse a las limitaciones físicas que pueden resultar de los tratamientos. Los programas de terapia ocupacional pueden incluir: ducharse, vestirse, comer y usar el baño.

La patología del habla también desempeña un doble papel en el tratamiento del cáncer de vejiga, la enseñanza de la terapia del habla y abordar cualquier problema que un paciente podría tener con el consumo de alimentos. Enseñar a los pacientes cómo evitar la aspiración de los alimentos a los pulmones, que puede resultar de la ingestión inadecuada, puede reducir los riesgos de infección y asfixia. Patólogos del habla trabajan junto con un dietista para asegurarse de que los pacientes reciban los alimentos adecuados en la consistencia adecuada.

Pronóstico para los pacientes con cáncer de vejiga

Naturalmente, cualquier persona que ha recibido un diagnóstico de cáncer de vejiga se preocupa por el futuro pronóstico. Muchos factores determinarán el resultado probable de una persona que sufre de cáncer de vejiga, tales factores incluyen:

  • Tipo de cáncer y ubicación
  • Etapa del cáncer de vejiga
  • El grado de cáncer
  • Edad del paciente, salud general y respuesta individual al tratamiento

Es importante que las personas con cáncer de vejiga recuerden que un pronóstico es sólo una predicción, cada situación de las personas es única y un médico sólo puede ofrecer especulación y no certeza absoluta sobre la condición. Buscar información y educarse sobre todos los diferentes tratamientos y tomar decisiones informadas son factores importantes que afectarán directamente el resultado de un paciente con cáncer de vejiga.

Deja un comentario