Tratamiento del prolapso uterino: tratamiento quirúrgico, terapia no quirúrgica y fármacos

By | octubre 2, 2017

Tratamiento y manejo del prolapso uterino, procedimientos conservadores y quirúrgicos. El manejo conservador del prolapso uterino es crucial para prevenir el empeoramiento del prolapso que puede requerir intervención quirúrgica.

Tratamiento del prolapso uterino: tratamiento quirúrgico, terapia no quirúrgica y fármacos

Tratamiento del prolapso uterino: tratamiento quirúrgico, terapia no quirúrgica y fármacos

Prolapso uterino es el abultamiento o deslizamiento del útero en la vagina. A veces, el prolapso puede ser tan grave que el útero sobresale de la vagina. El prolapso uterino puede ser una condición muy incómoda que afecta a las mujeres de cualquier edad. Sin embargo, el prolapso uterino más comúnmente afecta a las mujeres que son postmenopáusicas y que dierón a luz vaginal al menos una vez.

El prolapso uterino es causado en última instancia por el debilitamiento de los músculos pélvicos que ya no son capaces de soportar el útero. Por lo tanto, cualquier factor que potencialmente puede causar daño a los músculos pélvicos puede aumentar el riesgo de prolapso uterino.

La Iniciativa de Salud de la Mujer llevó a cabo un gran estudio entre casi 30.000 mujeres con el objetivo de describir la prevalencia del prolapso de la pelvis y el útero. El estudio mostró un cierto grado de prolapso en un asombroso 44 por ciento de las mujeres, donde el 14 por ciento de las mujeres tenían prolapso uterino. Un seguimiento del estudio mostró un resultado exitoso: al controlar el índice de masa corporal y otros hábitos de estilo de vida, el prolapso uterino retrocedió en casi el 48 por ciento de las mujeres que participaron en el estudio. El estudio también demostró que las mujeres afroamericanas mostraron el menor riesgo de prolapso uterino, mientras que las mujeres de ascendencia hispana tenían el más alto.

Factores de riesgo de prolapso uterino

Los factores de riesgo que causan el debilitamiento de los músculos pélvicos son los siguientes:

  • Entrega de un bebé grande, complicaciones durante el trabajo de parto y parto, o parto repetido.
  • Los efectos de la gravedad tirando sobre los órganos pélvicos.
  • Pérdida de estrógeno que lleva a los músculos y tejidos de apoyo pélvicos a perder tono.
  • Las actividades que causan esfuerzos repetidos, lo que lleva a una presión intra-abdominal elevada durante años (estreñimiento, tos crónica en la EPOC y otras enfermedades pulmonares crónicas, el tabaquismo)
Artículo relacionado >  El nuevo fármaco sostiene la esperanza de pacientes VIH-positivos que son resistentes a múltiples fármacos

La identificación de los factores de riesgo puede ayudarnos a entender las formas de prevenir el prolapso uterino y también la razón detrás del tratamiento para el prolapso uterino.

El prolapso uterino se puede categorizar en diferentes grados basados ​​en el nivel de descendencia uterina. Las recomendaciones de tratamiento se basan en la gravedad del prolapso.

  • 1º grado: descenso del útero en la parte superior de la vagina
  • 2º grado: descenso del útero en el introito
  • 3º grado: descenso hasta que el cuello uterino se encuentra fuera del introito
  • 4º grado: (a veces referido como procidencia): el útero y el cuello uterino están totalmente fuera del introito.

Presentaciones clínicas de prolapso uterino

Algunos de los síntomas del prolapso uterino incluyen dolor e incomodidad. La dispareunia (dolor durante las relaciones sexuales) y la incontinencia urinaria son síntomas comunes que suelen aparecer junto con el prolapso uterino.

Tratamiento y manejo del prolapso uterino

El enfoque conservador de la proliferación uterina

1. Tratamiento preventivo del prolapso uterino:

  • Evite realizar levantamientos pesados ​​para evitar un aumento de la presión intraabdominal que puede empeorar el prolapso uterino. Este enfoque se recomienda para todos los grados de prolapso. Para los pacientes que tienen prolapso leve y rechazan cualquier forma de cirugía o intervención como un pesario, este enfoque es altamente recomendable.
  • Evite el estreñimiento mediante la incorporación de alimentos ricos en fibra en la dieta diaria y beber un montón de líquidos. Los estudios han demostrado que el aumento de la ingesta de líquidos es esencial para optimizar el efecto de la fibra en la reducción del estreñimiento.
  • Controlar la tos persistente. Los pacientes con afecciones médicas asociadas con síntomas crónicos de la tos, como la EPOC en fumadores y otras enfermedades pulmonares crónicas, tienen un mayor riesgo de prolapso uterino debido al aumento de la presión intraabdominal.
  • El sobrepeso y la obesidad también se asocian con un aumento de la presión intraabdominal y contribuyen al prolapso uterino. La pérdida de peso puede, por lo tanto, reducir el riesgo de que su condición empeore.

2. Pesarios:

  • Los pesarios vienen en diferentes formas y tamaños, y se puede utilizar temporalmente o permanentemente dependiendo de lo cómodo que se siente el paciente. Un pesario puede requerir una limpieza frecuente y puede ser engorroso para algunos pacientes. Mientras que un pesario puede ser útil, no es sin complicaciones. La inserción y extracción constantes pueden causar irritación del tejido vaginal. Esto puede causar úlceras y afectar las actividades sexuales.
Artículo relacionado >  Tratamiento del prolapso uterino: ejercicios de kegel y entrenamiento del músculo del suelo pélvico para un útero prolapsado

3. Ejercicio que ayuda a fortalecer los músculos del suelo pélvico: el apoyo del útero a través de ejercicios de Kegel:

  • Aunque los ejercicios de Kegel de rutina en pacientes con prolapso uterino han demostrado mejorar el tono muscular del piso pélvico y la incontinencia urinaria de esfuerzo, la evidencia está relacionada principalmente con la limitación del daño del prolapso uterino existente. No ha habido evidencia sólida de los ensayos clínicos aleatorios que demuestren una mejora del tono del músculo pélvico, causando la regresión del prolapso uterino.

4. El estrógeno tópico

La aplicación tópica de estrógenos en pacientes con prolapso uterino es un complemento esencial para otro tratamiento conservador. Es esencial señalar que el estrógeno por lo general sólo se aplica tópicamente. La terapia estrogénica sistémica no se fomenta únicamente con fines de prolapso uterino. Debido a la necesidad de una ingesta crónica, existe el riesgo de malignidad mamaria. La presencia de un tratamiento conservador alternativo también hace que el uso rutinario de pastillas de estrógeno no sea adecuado como tratamiento primario para el prolapso uterino.

Método quirúrgico

  • Utilizando procedimientos que reparan el músculo del piso pélvico de soporte o suspensión y fijación del útero prolapsado a través de una malla o un medio de suspensión sintética.
  • Un enfoque más radical sería una histerectomía (extirpación del útero).
  • El método exacto a utilizar depende del estado de salud individual, la preferencia por las relaciones sexuales, la decisión de quedar embarazada, la gravedad (grado) de prolapso y los resultados de otras modalidades de tratamiento.

Generalmente hay dos tipos de abordaje quirúrgico para los pacientes con prolapso uterino:

  • Cirugía obliterativa: Este procedimiento estrecha o sutura la vagina para crear un soporte para el útero. Este procedimiento (colpocleisis) es típicamente hecho siempre que el paciente se da cuenta de que las relaciones sexuales vaginales no será posible. Se hace más comúnmente en pacientes que están en mal estado de salud y han fracasado otros procedimientos quirúrgicos.
  • Cirugía reconstructiva: Este procedimiento está dirigido a reconstruir y reparar las estructuras de soporte del piso pélvico. La vía quirúrgica para reparar las estructuras de apoyo puede ser desde la vagina o vía el abdomen (laparotomía o laparoscopia). Los procedimientos laparoscópicos implican la inserción de un dispositivo de tipo cámara iluminado. Los tipos de cirugía reconstructiva incluyen los siguientes:
    • Fijación sacrospinoso: Este procedimiento implica la fijación y la suspensión del útero usando los propios tejidos cercanos del cuerpo, típicamente usando los ligamentos uterosacro. Este enfoque típicamente sólo requiere procedimientos a través de la vagina y no implica incisión desde el lado abdominal. Previene los efectos secundarios como la incontinencia urinaria y requiere menos tiempo para recuperarse. Estos procedimientos implican la colocación de una malla a través de la pared vaginal. Por lo general, para las mujeres en las que fracasaron los procedimientos quirúrgicos mencionados anteriormente.
    • Sacrohysteropexy: La malla se une al cuello del útero y se asegura al sacro. La malla puede colocarse por vía vaginal o mediante una incisión abdominal (abierta o laparoscópica). Cada enfoque tiene sus pros y sus contras. Una malla colocada vaginalmente tiene un riesgo aumentado de complicaciones incluyendo erosión de malla, infección e incomodidad y debe ser considerada en aquellos donde fallaron otra cirugía (reparación, cirugía abdominal arriesgada).
    • La histerectomía: (extirpación del útero) puede ser recomendada para pacientes que han completado el parto y puede ser seguida de reparación quirúrgica de las estructuras que soportan los órganos pélvicos. En presencia de úlceras en la vagina por uso de pesarios, la cirugía se retrasa hasta que se curen las úlceras.
  • Contraindicaciones para cirugía:
    • Plan para el embarazo: Si planea futuros embarazos, puede que no sea un buen candidato para la cirugía para reparar el prolapso uterino. El embarazo y la entrega de un bebé ponen una tensión en los tejidos de apoyo del útero y pueden deshacer los beneficios de la reparación quirúrgica. Además, para las mujeres con problemas médicos importantes, los riesgos de la cirugía podrían compensar los beneficios. En estos casos, el uso de pesarios puede ser su mejor opción de tratamiento para los síntomas molestos.
    • Estado de salud y factores de riesgo comórbidos que hacen que las cirugías estén contraindicadas.
Artículo relacionado >  Qué esperar cuando usted tiene que operarse de vesícula biliar

Directrices recomendadas para el tratamiento

  • El prolapso uterino leve (primer o segundo grado) asintomático se deja solo y puede no requerir tratamiento. Sin embargo, se pueden adoptar medidas preventivas conservadoras para evitar el empeoramiento del prolapso uterino a través del ejercicio de Kegel y los esfuerzos activos para reducir los factores de riesgo tales como una dieta alta en fibra y dejar de fumar para prevenir una tos crónica de EPOC.
  • El prolapso uterino leve (primer o segundo grado) leve y sintomático se puede manejar con un pesario vaginal siempre que el perineo pueda soportar el pesario. Al igual que los pacientes con prolapso uterino asintomático, se recomiendan medidas conservadoras junto con el uso de un pesario.
  • El prolapso severo (prolapso de tercer y cuarto grado) con síntomas persistentes suele requerir tratamiento quirúrgico.
Author: Susana Hernández

Susana Hernández de la ciudad de México D.F., miembro femenino de la comunidad Consultas de Salud desde enero de 2011, profesional en el sector de la Salud y la Nutrición, y dedicando su tiempo a lo que más le gusta, ser entrenadora personal. Sus mayores intereses en esté mundo de la salud son los temas relacionados con: salud, envejecimiento, salud alternativa, la artritis, la belleza, culturismo, odontología, diabetes, fitness, salud mental, enfermería, nutrición, psiquiatría, mejora personal, salud sexual, spas, pérdida de peso, yoga... en definitiva lo que le apaciona es poder ayudar a las personas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

12.085 Spam Comments Blocked so far by Spam Free Wordpress

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>