Saltar al contenido
El Blog de la Salud | Suplementos Deportivos

Tratamientos para el síndrome de fatiga crónica

Tratamientos para el síndrome de fatiga crónica

El síndrome de fatiga crónica es una enfermedad caracterizada por fatiga generalizada, crónica e incapacitante. El síndrome se diagnostica en mujeres dos veces más que en hombres.

Tratamientos para el síndrome de fatiga crónica
Tratamientos para el síndrome de fatiga crónica

Introducción

El principal síntoma es la fatiga debilitante persistente o recurrente que no responde al reposo en cama y que reduce los niveles de actividad normal en un 50% o más durante 6 meses o más. Otros síntomas incluyen ganglios linfáticos dolorosos y palpables, mialgias, fiebre de bajo grado de artralgia, dolor de garganta, faringitis, trastornos del sueño, depresión e incapacidad para concentrarse. Si usted o su ser querido tiene síndrome de fatiga crónica (SFC), debe aprender sobre el tratamiento y hacer frente a esta enfermedad. Esta enfermedad puede afectarle físicamente, emocionalmente y socialmente.

¿Cómo se trata el síndrome de fatiga crónica?

Es muy importante que usted tenga un diagnóstico apropiado y preciso para guiar el tratamiento y la evaluación posterior.
Los objetivos del tratamiento son disminuir los síntomas y mejorar la función. En la mayoría de los casos se recomienda la combinación de fármacos y terapias no farmacológicas. La terapia debe ser individual. Alguna terapia que le ayuda no ayuda a otra persona con SFC. Si nota que su médico no sabe mucho acerca del SFC, debe buscar otro médico. Una buena relación entre usted y su médico puede ser la clave para el manejo del síndrome de fatiga crónica.

Cambios en el estilo de vida y ejercicio

No hay cura para el síndrome de fatiga crónica, pero hay diferentes cosas que puede hacer para aliviar sus síntomas. Algunos cambios de estilo de vida pueden ayudarle a lidiar con enfermedades. Los cambios en el estilo de vida podrían incluir: reducción del estrés, restricciones dietéticas, estiramientos y suplementos nutricionales. El síndrome de fatiga crónica puede tener un profundo impacto en su vida diaria. Esto requiere cambios significativos en el estilo de vida y la adaptación a nuevas limitaciones.

Usted debe tener un diario, anotar lo que hace cada día y cuando se siente muy cansado. Mira la lista para averiguar qué actividades le cansan, detener o limitar esas actividades. Un buen terapeuta ocupacional puede ayudarle a detener o hacer menos de las cosas que parecen provocar su cansancio.
A veces el ejercicio puede aumentar sus niveles de energía. Antes de empezar con los ejercicios, debe discutirlo con su médico. Él o ella puede ayudarle a crear un plan de ejercicio individual. Su médico puede ayudarle a crear un plan que sea adecuado para usted. No se esfuerce demasiado cuando haga ejercicio. Demasiado ejercicio podría empeorar sus síntomas. Debe evitar la hiperactividad y evitar el descondicionamiento.

Medicación

Los síntomas del síndrome de fatiga crónica tales como problemas del sueño, ansiedad y depresión, dolores musculares, se pueden tratar con la medicación. Los medicamentos sólo pueden reducir sus síntomas, pero no curan la fatiga. La mayoría de los síntomas mejoran con el tiempo.
Los fármacos antiinflamatorios no esteroideos como el ibuprofeno Advil, Motrin y naproxeno Aleve son analgésicos. Pueden ayudar con dolores corporales, dolores de cabeza y dolor muscular y articular. Usted debe saber que los antiinflamatorios no esteroideos tienen algunos efectos secundarios. Hable con su médico sobre los efectos secundarios.
Si tiene secreción nasal y picazón en los ojos (síntomas de alergia), el médico le puede recetar antihistamínicos. En algunos casos, los antidepresivos pueden ayudar a mejorar el sueño y aliviar el dolor.

Tratamientos alternativos

Algunas personas con síndrome de fatiga crónica tratan tratamientos alternativos. Algunos de ellos mejoran, pero podría ser efecto placebo. Los tratamientos alternativos suelen incluir: yoga, estiramiento, o masaje de auto-hipnosis, acupuntura, cuidado quiropráctico. Tenga cuidado, porque los tratamientos alternativos o suplementos dietéticos podrían hacerle daño. Usted debe hablar con su médico antes de intentar un tratamiento alternativo. No crea en todo lo que lee, especialmente sobre tratamientos alternativos. La medicina convencional es más útil.

¿Qué puedo hacer para lidiar con el SFC?

Esta enfermedad interrumpe sus actividades diarias, afecta a su vida, es normal que usted se sienta enojado o trastornado cuando usted tiene una enfermedad como SFC. Algún tipo de psicoterapia puede ser útil para hacer frente a la enfermedad. Puede ser bueno para usted unirse a un grupo de apoyo del SFC.

Hay maneras de ayudarte a ti mismo. Debe escribir su diario para averiguar cuando no está cansado. Planee sus actividades para estos tiempos. Usted debe tener algunas actividades. El ejercicio puede ayudar a su cuerpo y mente.

Cargue la batería, exprese sus sentimientos, como la tristeza, la ira y la frustración. Es mucho más fácil lidiar con la enfermedad, cuando la familia y amigos te apoyan. Usted debe saber que el apoyo emocional es importante para hacer frente a la enfermedad. Puede perder la concentración, por lo que debe darse más tiempo para las actividades que toman la concentración.

Un psicoterapeuta, utilizando la psicoterapia estándar y métodos de asesoramiento, puede ayudarle a trabajar a través de esta enfermedad. El psicoterapeuta puede recomendar una combinación de medicamentos y psicoterapia.

La terapia cognitivo-conductual en algunos casos puede ayudar a los pacientes con enfermedades crónicas a lidiar con la enfermedad. Estudios recientes indican que la terapia cognitivo-conductual puede ser útil en el tratamiento de estos pacientes.

Esta terapia puede ayudarle a aprender a controlar los niveles de actividad, el estrés y los síntomas. La terapia cognitivo-conductual puede ayudarlo a adaptarse mejor al impacto del SFC. El papel del médico es proporcionar alivio de sus síntomas y ayudarle a hacer frente al SFC. Si tiene una buena relación con su médico, puede reducir significativamente sus síntomas.

Las quejas de memoria y concentración son dos de los síntomas más angustiosos. Los planificadores y los manuales de recursos escritos pueden ser útiles para abordar problemas cognitivos.

Depresión

Las personas con SFC podrían sufrir de depresión secundaria. Alrededor del 50% de los pacientes con SFC desarrollan depresión en algún momento durante el curso de la enfermedad. Si alguien tiene depresión necesita ayuda. Tratar la depresión puede reducir la ansiedad y el estrés, pero no es una cura para el SFC.
Si su médico le receta antidepresivos, debe saber que estos medicamentos podrían causar efectos secundarios.

Nutrición

Las personas con SFC a menudo utilizan suplementos nutricionales y vitaminas para el alivio de los síntomas. Pero usted debe saber que estos productos no están regulados. No use ningún suplemento nutricional, antes de consultar con su médico. Si usted usa cualquiera de estos productos dígaselo a su médico. El médico debe determinar la seguridad y las posibles interacciones negativas con los medicamentos recetados. Debe evitar los remedios herbarios como germander, chaparral consuelda, efedra, kava, raíz de regaliz, yohimbe y cualquier otro. Usted debe tener una dieta bien equilibrada.

El manejo del dolor

Usted puede experimentar dolor en los músculos y las articulaciones. Algunas personas con SFC también pueden quejarse de dolores de cabeza. Al principio de la terapia, el médico suele administrar analgésicos simples como acetaminofén, aspirina o AINE.
También puede tener síntomas de inestabilidad ortostática, mareos y aturdimiento. Los tratamientos para problemas ortostáticos incluyen expansión de volumen para pacientes con SFC. Si usted tiene estos síntomas debe aumentar la ingesta de líquidos y sal, si eso no ayuda, el médico le prescribirá algunos medicamentos.

Conclusión

El tratamiento del SFC suele incluir: cambios en el estilo de vida, prevención del exceso de esfuerzo, reducción del estrés, restricciones dietéticas, estiramiento suave y suplementos nutricionales y terapia con fármacos. Si usted tiene SFC, lo más importante es averiguar qué le ayuda a disminuir el dolor y aumentar su energía.