¿Usted está destinado a convertirse en una persona con sobrepeso u obesidad?

Hay varios factores que pueden influir en el aumento de peso y éstos incluyen variaciones genéticas, factores de estilo de vida y los factores ambientales. La investigación muestra que ciertos genes pueden aumentar el riesgo de la obesidad, pero tienen un efecto limitado.

¿Usted está destinado a convertirse en una persona con sobrepeso u obesidad?

¿Usted está destinado a convertirse en una persona con sobrepeso u obesidad?

Hay un montón creciente de evidencia que muestra que la obesidad no es sólo consecuencia de los malos hábitos alimenticios, pero es el resultado de una variedad de factores tales como el comportamiento, los factores ambientales y la genética. La interacción de estos factores es más probable para explicar por qué las personas aumentan de peso con el tiempo en lugar de un resultado de una sola causa, como la mala alimentación o estilo de vida poco saludable.

Estudios recientes sugieren que la genética puede jugar un papel significativo en la enfermedad, que ahora afecta a una parte significativa de la población estadounidense.

Claude Bouchard, quien es presidente de la genética y la nutrición en el Laboratorio de Genómica Humana de Pennington Biomedical Research Center, en Baton Rouge, cita, por ejemplo, que mientras que los malos hábitos alimenticios y la falta de actividad física son los principales factores que impulsan la epidemia de obesidad, sus efectos no son los mismos en todo el mundo.

Él dice que el cuerpo tiene un conductor de la biología, en forma de genes pro-obesidad, que pueden aumentar el riesgo de comportamientos en la causa de la obesidad. Esto es por qué algunas personas pueden comer alimentos altos en calorías y no parece que el aumento de peso, mientras que otros lo ven de inmediato un cambio significativo en sus medidas corporales. Un estudio que fue publicado en la revista British Medical Journal en 2014 participaron más de 37.000 participantes y examinó los efectos de tener riesgos genéticos y la frecuencia de su consumo de alimentos fritos. Después de analizar los datos, los investigadores encontraron que en comparación con las personas con riesgo genético bajo, comer alimentos fritos en la mayoría de los días de la semana tuvo un mayor efecto en el tamaño del cuerpo de los participantes que tenían un mayor riesgo genético de la obesidad. Sin embargo, algunos estudios también muestran que un estilo de vida saludable puede contrarrestar estos riesgos genéticos, como se ve en personas que llevan a los llamados “genes de la obesidad”, pero no tener sobrepeso.

En otras palabras, los genes por sí solos no determinan su peso corporal, pero pueden ser sólo uno de los muchos factores que pueden influir en ella.

Cómo los genes influyen en el peso

Hay varias teorías sobre cómo los genes pueden afectar su peso.

Distribución de la grasa. La creencia común es que la distribución de la grasa difiere de acuerdo a su género sugiere que los hombres suelen almacenar grasa en su abdomen mientras que las mujeres tienen más grasa en los muslos y las caderas. Sin embargo, se ha observado que con la edad, tanto hombres como mujeres a perder peso muscular, pero las mujeres tienden a almacenar más grasa en el abdomen.

Metabolismo Energético. Otra manera sus genes pueden afectar su peso corporal es su efecto sobre cómo quemar calorías. Las diferencias en el metabolismo de la energía o cómo la gente usa las calorías pueden determinar si almacenan el exceso de calorías en forma de grasa o los queman de manera más eficiente. En un estudio, investigadores de la UCLA descubrieron que los ratones de diferentes cepas genéticas que fueron alimentados con la misma dieta normal durante ocho semanas, a continuación, alimentados con una alto contenido de azúcar, una dieta alta en grasas durante las próximas ocho semanas ganado peso en diferentes grados. Mientras que algunos ratones no tuvo un cambio significativo en el porcentaje de grasa corporal, otros ratones aumentado sus porcentajes de grasa corporal hasta en un 600 por ciento. Los científicos explicaron que esas diferencias pueden atribuirse a los genes asociados con la acumulación de grasa y la obesidad en los ratones. Agregaron que muchos de estos genes se superponen con las relacionadas con la obesidad en el hombre. Las diferencias genéticas fueron significativas porque afectaban cómo algunos ratones eran naturalmente más activa y más eficaz en la quema de calorías, mientras que otros no lo eran.

Las diferencias genéticas pueden determinar su peso corporal

Hay más razones por las que los genes pueden influir en la tendencia de una persona a ganar peso. Vamos a examinar.

Tasa Metabólica Basal

Su BMR o la tasa metabólica basal es una medida de la cantidad de energía que quema cuando está en reposo. Cuanto menor sea su BMR, más fácil es para que usted aumente de peso. Sin embargo, su BMR puede variar ligeramente en función de determinadas condiciones. Comer una dieta muy baja en calorías, por ejemplo, puede disminuir su BMR, mientras que el estrés físico severo aumenta BMR.

Set Point

Una teoría sugiere que el cuerpo trata de mantener su peso dentro de un rango específico o punto de ajuste, que está influenciada por la composición genética de una. Sin embargo, el peso corporal real es influenciada por el estilo de vida y los factores ambientales. Se cree que el punto de ajuste puede ajustarse a un nuevo nivel con el tiempo y puede ser afectada por el ejercicio, comer en exceso, ciertos medicamentos y condiciones médicas.

Las señales del cuerpo

Su cuerpo le da ciertas señales tales como el hambre, el apetito y plenitud (saciedad), que influyen en la cantidad que come, aunque se puede ignorar estos por períodos cortos de tiempo. Los factores ambientales también pueden influir en estas señales. El hambre y la saciedad son sensaciones normales que te hacen bien quiere comer o dejar de comer. Estos son controlados por las interacciones que implican una región del cerebro llamada hipotálamo, sus niveles de azúcar en la sangre, la producción de ciertas hormonas, y los receptores de estiramiento en el estómago.

Su apetito o deseo por la comida se asocia con el olfato, la vista, o el pensamiento de los alimentos. Se puede anular la plenitud y el hambre y puede ser influenciado por muchos factores.

La investigación muestra que las personas que llevan genes llamados FTO (masa rápido y gen de la obesidad asociada) y BDNF (gen del factor neurotrófico derivado del cerebro) tienen un mayor riesgo de obesidad. Estos genes afectan a la parte del cerebro que controla la alimentación y el apetito y están vinculados con el comer en exceso. Un amplio estudio participaron más de 2.000 participantes encontró que las variaciones en el gen FTO se asociaron significativamente con una mayor tendencia a comer más comidas y refrigerios por día, con un mayor consumo de energía de las grasas y los dulces. También mostró que las personas que tenían variaciones en el gen BDNF tienden a consumir más porciones de lácteos, carne, huevos, nueces y frijoles. También se encontró que consumir alrededor de 100 calorías más al día, lo que podría tener una influencia considerable en el peso corporal.

Según el científico Joseph Majzoub, MD, jefe de la división de endocrinología del Hospital de Niños de Boston, las mutaciones de genes que se sabe que causan la obesidad en los seres humanos representan menos del cinco por ciento de la obesidad en nuestra sociedad, y no son totalmente responsables de la situ ir epidemia. Sin embargo, estas mutaciones han llevado a los científicos a descubrir los mecanismos que pueden ayudar a explicar el balance de energía en los seres humanos, lo que puede algún día conducir al desarrollo de fármacos que pueden afectar estas vías para prevenir la obesidad, ya sea por la disminución del apetito o la promoción de la quema de calorías.

Deja un comentario