Vivir cerca de un bosque mantiene tu amígdala más saludable

By | octubre 16, 2017

Un estudio realizado en el Instituto Max Planck para el Desarrollo Humano ha investigado la relación entre la disponibilidad de la naturaleza cerca de las casas de los habitantes de las ciudades y su salud mental. Sus hallazgos son relevantes para los planificadores urbanos, entre otros.

Vivir cerca de un bosque mantiene tu amígdala más saludable

Vivir cerca de un bosque mantiene tu amígdala más saludable

Ruido, contaminación y muchas personas en un espacio confinado: la vida en una ciudad puede causar estrés crónico. Los habitantes de la ciudad tienen un mayor riesgo de enfermedades psiquiátricas como la depresión, los trastornos de ansiedad y la esquizofrenia que los habitantes del área rural. Las comparaciones muestran niveles más altos de actividad en la amígdala de los habitantes de las ciudades que en los habitantes de las áreas rurales, un núcleo central en el cerebro que juega un papel importante en el procesamiento del estrés y las reacciones al peligro. ¿Qué factores pueden tener una influencia protectora? Un equipo de investigación liderado por la psicóloga Simone Kühn ha examinado qué efectos tiene la naturaleza cerca de las casas de las personas, como los bosques, el verde urbano o el desierto, en las regiones cerebrales del procesamiento del estrés, como la amígdala. «La investigación sobre la plasticidad del cerebro respalda la suposición de que el entorno puede dar forma a la estructura y función del cerebro. Por eso nos interesan las condiciones ambientales que pueden tener efectos positivos en el desarrollo del cerebro. Los estudios de personas en el campo ya han demostrado que vivir cerca de la naturaleza es bueno para su salud y bienestar mental. Por lo tanto, decidimos examinar a los habitantes de la ciudad», explica la primera autora Simone Kühn, quien dirigió el estudio en el Instituto Max Planck para el Desarrollo Humano y ahora trabaja en el Centro Médico Universitario Hamburg-Eppendorf (UKE).

De hecho, los investigadores encontraron una relación entre el lugar de residencia y la salud del cerebro: los habitantes de las ciudades que viven cerca de un bosque tenían más probabilidades de mostrar indicaciones de una estructura de amígdala fisiológicamente saludable, y por lo tanto, presumiblemente eran más capaces de sobrellevar el estrés. Este efecto se mantuvo estable cuando se controlaron las diferencias en las calificaciones educativas y los niveles de ingreso. Sin embargo, no fue posible encontrar una asociación entre las regiones cerebrales examinadas y el verde urbano, el agua o la tierra baldía. Con estos datos, no es posible distinguir si vivir cerca de un bosque realmente tiene efectos positivos en la amígdala o si las personas con una amígdala más saludable podrían ser más propensas a seleccionar áreas residenciales cerca de un bosque. Con base en el conocimiento actual, sin embargo, los investigadores consideran que la primera explicación es más probable. Se necesitan más estudios longitudinales para acumular evidencia.

Los participantes en el presente estudio pertenecen al Berlin Aging Study II (BASE-II), un estudio longitudinal más amplio que examina las condiciones físicas, psicológicas y sociales para un envejecimiento saludable. En total, 341 adultos de 61 a 82 años participaron en el presente estudio. Además de realizar pruebas de memoria y razonamiento, la estructura de las regiones cerebrales del procesamiento del estrés, especialmente la amígdala, se evaluó mediante resonancia magnética (IRM). Para examinar la influencia de la naturaleza cerca de las casas de las personas en estas regiones cerebrales, los investigadores combinaron los datos de IRM con la geoinformación sobre los lugares de residencia de los participantes. Esta información proviene del Urban Atlas de la Agencia Europea de Medio Ambiente, que ofrece una visión general del uso de la tierra urbana en Europa.

«Nuestro estudio investiga la conexión entre las características de planificación urbana y la salud del cerebro por primera vez», dice el coautor Ulman Lindenberger, Director del Centro de Psicología de la Vida en el Instituto Max Planck para el Desarrollo Humano. Para 2050, se espera que casi el 70 por ciento de la población mundial viva en ciudades. Estos resultados podrían ser muy importantes para la planificación urbana. En un futuro cercano, sin embargo, la asociación observada entre el cerebro y la cercanía a los bosques necesitaría ser confirmada en estudios adicionales y otras ciudades, dijo Ulman Lindenberger.

Author: Kathleen

Kathleen, de nacionalidad Estadounidense, es una nave del amor, amante de naturaleza vegetariana crujiente y persona que tiene habilidad para salir adelante en la vida (buscavidas). Emocionada por ser una cuidadora de ancianos por día, ella se transforma en una poción de decisiones y escritora sobre la vida natural por la noche.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

11.945 Spam Comments Blocked so far by Spam Free Wordpress

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>