¿Podría su bebé tener tortícolis congénita? Los signos a tener en cuenta

La tortícolis congénita es una condición en la cual el esternocleidomastoideo es apretado por un lado, lo que lleva a un bebé a tener su cabeza torcida hacia un lado todo el tiempo. Con los ejercicios adecuados, la condición generalmente se resuelve rápidamente.

tortícolis congénita

¿Podría su bebé tener tortícolis congénita? Los signos a tener en cuenta

¿Se acaba el bebé fue diagnosticado con tortícolis, o cree usted que usted ha notado los signos reveladores de esta condición? Es importante saber que la condición no suele ser dolorosa y que más a menudo se resuelve con la ayuda de ejercicios y cambios en el posicionamiento. ¿Qué más pueden los padres necesitar saber acerca de tortícolis en los bebés?

¿Qué es la tortícolis?

La tortícolis, también llamada cuello torcido coloquialmente, significa “cuello torcido” – y eso es básicamente exactamente lo que es. La tortícolis pueden dividirse en dos categorías principales: adquirida y congénita. La tortícolis que desarrolla tarde en la vida tiene una muy amplia variedad de causas, de los tumores e infecciones a ciertos medicamentos y condiciones médicas subyacentes. Si tortícolis está presente al nacer o se hace evidente al poco tiempo, se llama tortícolis congénita.

En tortícolis congénita, el cuello de un bebé se torció en una posición, y su barbilla en la dirección opuesta. Mientras tortícolis pueden mirar inquietante, los bebés afectados no tienden a experimentar el dolor de esta condición. La condición afecta a niños y niñas por igual, y aproximadamente uno de cada 250 bebés lo han experimentado.

Un músculo esternocleidomastoideo apretado (el músculo que conecta la clavícula y el esternón en el cráneo) es casi siempre la causa de tortocollis congénitas.

Aunque los expertos no están totalmente seguros de lo que hay detrás de eso, tienen una muy buena idea acerca de los factores de riesgo. Se sabe que un músculo esternocleidomastoideo acortado puede ocurrir como resultado de posicionamiento extraño en el útero o debido a un parto difícil, por ejemplo. El sangrado y cicatrización puede provocar un acortamiento del músculo correspondiente. Bebés de nacen de nalgas y los que requieren de fórceps para nacer son más propensos a desarrollar la tortícolis, y del 10 al 20 por ciento de los afectados también tienen displasia de cadera.

Más raramente, anormalidades en los huesos del cuello, conocido como síndrome de Klippel-Feil, pueden ser el culpable en los casos de tortícolis congénita. La condición también puede ser hereditaria o el resultado de las condiciones subyacentes comunes incluyendo tumores del cerebro o de la médula espinal. A causa de la tortícolis, un número signifcante de los afectados también desarrollar la plagiocefalia, una condición en la que la cabeza del bebé tiene un punto plano o se deforme – en este caso debido a que pone en la misma posición todo el tiempo.

La tortícolis: Los signos reveladores

Tortícolis severa es muy notable: si no te das cuenta de que el cuello de su bebé se titula a un lado con el mentón apuntando hacia el otro lado, el pediatra o el personal del hospital lo hará. Un golpe en un lado del cuello es otro signo revelador, junto con movilidad limitada del cuello. Si un bebé nace con tortícolis o se desarrolla con el tiempo, es casi siempre se diagnostica en los primeros dos meses de vida.

Si usted sospecha que su bebé puede tener tortícolis, puede notar:

  • Su bebé se inclina su cabeza hacia un lado.
  • Su bebé prefiere fuertemente a amamantar a un lado en particular, si son amamantados.
  • Su bebé llora al intentar girar la cabeza hacia el lado problemático.

Tortícolis en bebés: diagnóstico y tratamiento

Diagnóstico de la tortícolis

Un examen físico en el que el médico determina hasta qué punto el bebé puede mover su cuello combinado con rayos X del cuello se utilizan para ser diagnosticados por la tortícolis. Su pediatra es casi seguro de notar los síntomas de tortocolis por sí mismos, pero si ha detectado algún los signos, no debes dejar de tocar el tema y pedir un examen. La mayoría de los casos de tortícolis son “independientes”, sino porque la condición puede estar relacionado con la displasia de cadera, el síndrome de Klippel-Feil, síndrome de Down, infecciones, fracturas (incluidas las que puedan haber ocurrido durante el parto), o incluso a causa de reacciones adversas a la medicación, es importante que la causa de la tortícolis se determina.

Si su pediatra no supiera acerca de las circunstancias del nacimiento de su bebé, se le harán preguntas detalladas, como partos difíciles y posiciones fetales anormales son factores que contribuyen.

El tratamiento de tortícolis: Algo que por lo general se puede hacer en casa

Una vez diagnosticada, el médico muy probablemente sugerir ejercicios de estiramiento para que lo complete en casa con su bebé. Estos ejercicios sirven para fortalecer el músculo esternocleidomastoideo en el lado no afectado, mientras que aflojando el uno en el lado afectado. El tratamiento es necesario para asegurar la cara y el cráneo del bebé se desarrollan de manera uniforme, y el bebé desarrollará el rango completo de movimiento del cuello. Estos ejercicios son simples en la naturaleza y que involucran a alentar a su bebé a mover su cuello hasta el otro lado:

  • Ofreciendo la mama no preferida.
  • Ofreciendo una botella de tal manera que anime al bebé a su vez a su lado no preferida.
  • El uso de juguetes para animar a su bebé a mirar en ambas direcciones.
  • La colocación de su bebé a dormir de una manera que les anima a mirar a su lado no preferida. Los bebés quieren ver lo que está pasando alrededor de ellos, así que trate de conseguir que tuercen la cabeza hacia el lado más débil con el fin de ver que al entrar en la habitación.
  • “El tiempo boca abajo” para fortalecer los músculos del cuello de su bebé.

Estos ejercicios no son complicados en absoluto, pero pregunte a su pediatra para explicar en detalle, y hacer preguntas si no estás muy seguro de lo que quieren que hagas. Como puede ver, todos los ejercicios sirven para llegar a su bebé a mirar en la dirección que no viene naturalmente a ellos a causa de las tortícolis.
Si la afección se descubre lo suficientemente temprano – por dos o tres meses, a más tardar – estos ejercicios deben llevarle a ver una mejora en cuestión de semanas. Los ejercicios de estiramiento funcionan mejor en los bebés de entre tres y seis meses.

– También te va a interesar: Hernia en niños: Lo que los padres necesitan saber

Los tortícolis deben ser totalmente desaparecido en el momento en que su bebé tenga un año de edad. En alrededor del 15 por ciento de los casos, sin embargo, es necesaria la cirugía del músculo esternocleidomastoideo para corregir el problema. Esta cirugía también se conoce como “cirugía de liberación del músculo”. Esto por lo general se recomienda si la tortícolis no ha resuelto los 18 meses de edad, y se va a curar la mayoría de los casos de tortícolis que no desaparecen con ejercicios de estiramiento solo. En otros casos, el pediatra le sugerirá sesiones con un terapeuta físico.

Deja un comentario