Tener un índice de masa corporal bajo aumenta el riesgo de mortalidad tras sufrir un ataque cardíaco

Los pacientes de bajo peso tienen un mayor riesgo de muerte después de un infarto agudo de miocardio en comparación con los pacientes de peso normal. Esto resultó ser cierto incluso cuando se excluyeron otras comorbilidades.

Tener un índice de masa corporal bajo aumenta el riesgo de mortalidad tras sufrir un ataque cardíaco

Tener un índice de masa corporal bajo aumenta el riesgo de mortalidad tras sufrir un ataque cardíaco


La asociación entre el bajo peso y la muerte después de un infarto agudo de miocardio (IAM) ha sido conocido con anterioridad, pero no estaba claro si el riesgo se conectó a sólo tener un bajo índice de masa corporal (IMC), o si las condiciones médicas hacen que el paciente pueda tener bajo peso era el problema real.

Investigadores de la Universidad de Yale realizaron un estudio en pacientes de edad avanzada que fueron hospitalizados por un IAM. Este estudio se realizó para comparar el corto y el riesgo de mortalidad a largo plazo, tanto en pacientes con bajo peso y peso normales. Esto se hizo al mismo tiempo teniendo en cuenta otros factores importantes, tales como la presencia de otros trastornos comórbidos y la fragilidad del paciente.

Las preguntas que este estudio buscó para respuesta fueron los siguientes:

  1. ¿Hacer el ajuste de riesgo global para las comorbilidades y las medidas de fragilidad van a explicar el aumento de la mortalidad en pacientes con insuficiencia ponderal, después de un IAM, en comparación con los pacientes de peso normal?
  2. En los pacientes con IAM que no tienen ninguna enfermedad crónica y que se supone que no es caquexia, ¿Cuál es la relación entre la falta de peso y la mortalidad observada también?

La investigación

Más de 55.000 datos de los pacientes se analizaron durante un período de 17 años. Las comparaciones de la tasa de mortalidad entre estos pacientes se realizaron a los 30 días, 1 año, 5 años y 17 años después del IAM inicial.

Cuando se incluyeron otras comorbilidades, tales como las enfermedades crónicas y el cáncer, que causaron la caquexia (pérdida severa) y la fragilidad, se descubrió que los pacientes con bajo peso tenían un riesgo 13% de morir a los 30 días post-IAM y un aumento del riesgo de mortalidad del 26% con más de 17 años en comparación con los pacientes de peso normal. Con comorbilidades excluidos, el riesgo de mortalidad se incrementó en un 21% en pacientes con bajo peso en comparación con los pacientes de peso normal durante el período de 17 años.

Los datos mostraron que las curvas de supervivencia para los pacientes con bajo peso y los pacientes con peso normal se habían separado temprano y luego se mantuvo esa manera durante el período de 17 años. Esto sugiere que los pacientes con bajo peso se había quedado en la mañana aumentaron desventaja de supervivencia durante ese tiempo. Los hallazgos similares se encontraron en el grupo de pacientes de bajo peso que no tenían comorbilidades, ya que tenían una mortalidad ajustada por 30 días similar a la de los pacientes con peso normal, pero con un mayor riesgo de mortalidad a largo plazo.

La importancia de este estudio

Los investigadores no fueron capaces de medir con precisión la caquexia y tampoco fueron capaces de determinar la causa inicial del IMC bajo en los pacientes afectados.

A pesar de que este era el caso, los hallazgos del estudio sugieren que, mientras que las condiciones comórbidas que causan caquexia hacen contribuir un riesgo adicional a la mortalidad del paciente, un IMC bajo en sí misma es un importante factor de riesgo independiente de mortalidad tras un IAM, incluso después de muchos años.

Mensaje concluyentes del estudio

Los investigadores de este estudio señalaron que sus hallazgos justifican una investigación adicional por hacer en los pacientes con bajo peso, ya que con frecuencia fueron excluidos de los estudios que evaluaron el índice de masa corporal en pacientes con enfermedad arterial coronaria (EAC).

Desde un punto de vista clínico, se sugirió también que las estrategias para promover el aumento de peso en los pacientes con bajo peso que había sufrido un IAM sería digno de más pruebas.

Índice de Masa Corporal bajo: Causas, complicaciones y tratamiento

Definición

El bajo peso se define como un IMC inferior a 18,5 (calculado como el peso de la persona, en kilogramos, dividido por su altura, en metros, al cuadrado), o un peso que es de 15-20% con arreglo a lo que es normal para edad y altura grupo de la persona.

Causas

El bajo peso puede ser un problema causal primario, pero también puede ser secundario a o como un síntoma de una enfermedad subyacente.

La genética puede jugar un papel en la causa de una persona de sufrir bajo peso, pero hay otras causas importantes que pueden incluir los siguientes temas:

Complicaciones

Los siguientes son los temas que pueden ser experimentados por los individuos con bajo peso.

  • Resistencia física pobre.
  • Un sistema inmunológico deficiente que resulta en infecciones persistentes.
  • La amenorrea (ausencia de mentruation).
  • Esterilidad.
  • Anemia.
  • Perdida de cabello.
  • Mayor riesgo de osteoporosis y fracturas patológicas, por lo tanto.
  • Las deficiencias de vitaminas esenciales, minerales y aminoácidos.
  • Aumento del riesgo de mortalidad después de los eventos cardiovasculares, como se ha mencionado.

Tratamiento

Es importante tratar de ser visto por un médico tan pronto como sea posible con respecto la falta de peso. Esto ayudará a gestionar las causas subyacentes, así como ayudar a prevenir complicaciones.

Las siguientes son sugerencias con respecto a los cambios en los hábitos alimenticios que se pueden incorporar. Estos pueden ayudar a aumentar de peso de una manera sana.

Coma más frecuentemente – Pacientes de bajo peso tienden a estar llenos más rápido. Por lo tanto, comer 5-6 comidas pequeñas al día en lugar de 2-3 más grandes puede aumentar la ingesta calórica.
Consumir alimentos ricos en nutrientes – Pastas, panes integrales, cereales, frutos secos y semillas, productos lácteos y productos de proteína magra son excelentes opciones.
Anote en qué momento se consumen líquidos – Beber líquidos antes de las comidas que comen tiende a disminuir el apetito. Las mejores opciones serían ya sea consumir pequeñas cantidades de bebidas con alto contenido en calorías antes de las comidas, o beber líquidos 30 minutos después de comer una comida.

Beber jugos y / o batidos – Batidos a base de leche y frutas o jugos de frutas saludables son las mejores opciones más de bebidas, como el café y las bebidas ligth, que tienen bajas calorías y bajos en valor nutricional.
Merienda entre comidas – Frutas deshidratadas, quesos y frutos secos son excelentes opciones de snacks. Una merienda antes de acostarse como un aguacate, queso y un snack de carne magra es alta en calorías y nutrientes.
Los alimentos refinados – Alimentos de alto contenido de azúcar todavía pueden aumentar el riesgo de diabetes, incluso en pacientes con bajo peso como ocurre el proceso debido a las células se vuelvan resistentes a los efectos de la insulina. Un tratamiento ocasional sigue siendo adecuado.
Añadir calorías extra para comidas – La adición de queso de puré de patatas, brócoli gratinados y huevos revueltos son una buena manera de aumentar las calorías en las comidas.
El ejercicio – Ejercicios de levantamiento de pesas son una buena manera de aumentar la masa muscular y la densidad ósea. Aunque habrá una disminución inicial de la masa, el resultado a largo plazo será beneficioso. El ejercicio también puede ayudar a estimular el apetito.
Los estimulantes del apetito – Estimulantes naturales incluirían los suplementos de vitamina del complejo B que ayudan a mejorar el apetito. Los medicamentos recetados son generalmente reservados para los pacientes que padecen caquexia debido a enfermedades crónicas. Estos pacientes podrían discutir sus opciones disponibles con su médico que le prescriba la medicación adecuada para ellos.

Deja un comentario