Algunas terapias contra el cáncer pueden evitar las enfermedades cardiovasculares

By | octubre 13, 2018

Los medicamentos contra el cáncer existentes podrían reutilizarse como tratamientos para la inflamación vascular, según una nueva investigación de la Escuela de Medicina de la Universidad de California en San Diego.

Varios medicamentos aprobados por la FDA para el tratamiento del cáncer también pueden tratar la inflamación vascular

Varios medicamentos aprobados por la FDA para el tratamiento del cáncer también pueden tratar la inflamación vascular

Publicando sus hallazgos en Cell Reports 1, los autores describen nuevas ideas sobre la forma en que los receptores acoplados a la proteína G (GPCR) funcionan dentro de las células para influir en la inflamación mediante el uso de «sistemas de eliminación de desechos» celulares.

La inflamación vascular (inflamación de los vasos sanguíneos) es un factor contribuyente 2 significativo en las primeras fases de la aterosclerosis, una enfermedad por la cual la placa se acumula dentro de las arterias y que puede conducir a ataque al corazón 3 , accidente cerebrovascular o incluso la muerte.

Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en todo el mundo, por lo que es prioritario identificar cualquier posible objetivo para las terapias que abordan las enfermedades cardiovasculares o sus causas, como la inflamación vascular.

Las funciones de GPCR ‘no se entienden completamente’

Los GPCR están incrustados en las membranas de todas las células, donde median las respuestas de las células a sus entornos externos. Los GPCR cambian de forma cuando un nutriente u otra molécula se une a ellos.

Parte de este cambio de forma implica una proteína G dentro del acoplamiento de la célula al GPCR en el lado interno de la membrana, lo que inicia una serie de cambios moleculares.

Los científicos saben que los GPCR son importantes para mantener muchas funciones biológicas, como el olfato, la vista, el gusto, las respuestas alérgicas, la presión arterial y la frecuencia cardíaca.

También saben que cuando los GPCR funcionan mal, pueden contribuir a una variedad de enfermedades. Sin embargo, muchas de las funciones básicas de los GPCR aún no se comprenden por completo.

Cómo los GPCRs influyen en la inflamación

El equipo de investigación de este último estudio investigó cómo un proceso llamado ubiquitinación afecta las funciones de GPCR en las células que recubren los vasos sanguíneos.

La ubiquitinación es cuando las proteínas son marcadas por enzimas con moléculas llamadas ubiquitina, actuando como una especie de bandera para que la célula sepa que esta proteína puede eliminarse.

Sin embargo, el equipo descubrió que en estas células, el GPCR activa la enzima E3 ligasa que inicia la ubiquitinación, que a su vez activa una proteína promotora de inflamación llamada p38. Este es un mecanismo marcadamente diferente al proceso habitual de ubiquitinación.

«Nos sorprendió descubrir que los GPCR y la inflamación están influenciados por la ubiquitinación, un proceso que anteriormente se pensaba que solo marcaba las proteínas para su destrucción», explica la autora principal, JoAnn Trejo. «En cambio, hemos revelado nuevas ideas sobre la función y ubiquitinación de GPCR».

Según Trejo, esta es la primera vez que se ha identificado que las ligasas E3 juegan un papel en la inflamación vascular, por lo que es un objetivo viable en el desarrollo de tratamientos para esta condición.

La buena noticia es que varios medicamentos que actualmente se usan como tratamientos contra el cáncer ya han sido aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA); tales fármacos inhiben estas ubiquitin ligasas E3, y los investigadores actualmente están estudiando más en ensayos clínicos. Entonces, también es posible usar estos medicamentos para tratar la inflamación vascular.

Sin embargo, Trejo advierte que «el campo está realmente en su infancia», y que «el número de fármacos dirigidos a E3 aprobados o en ensayos clínicos es notablemente pequeño». Esto se complica aún más por el gran número de diferentes ligasas E3 en el cuerpo, que se cree que están entre 600 y 700, y que están asociadas con una variedad de funciones biológicas.

Aunque la inflamación vascular es un contribuyente conocido a la aterosclerosis, Consultas de Salud informó recientemente en un estudio que encontró que la inflamación en realidad puede ayudar a mantener el ataque cardíaco y el accidente cerebrovascular a raya en casos más avanzados de la enfermedad.


Referencias:

  1. Cell Report – Un interruptor de tirosina en NEDD4-2 E3 ligasa transmite señalización inflamatoria de GPCR https://linkinghub.elsevier.com/retrieve/pii/S2211124718313482
  2. Journal of the American College of Cardiology – Desentrañar la inflamación vascular http://www.onlinejacc.org/content/70/11/1403
Author: Dra. Lizbeth

Dra. Lizbeth Blair está graduada de medicina, anestesióloga, formado en la Universidad de la Facultad de Medicina de Filipinas. Ella también tiene una licenciatura en Zoología y una Licenciatura en Enfermería. Ella sirvió varios años en un hospital del gobierno como el Oficial de Capacitación del Programa de Residencia en Anestesiología y pasó años en la práctica privada en esta especialidad. Se formó en la investigación de ensayos clínicos en el Centro de Ensayos Clínicos en California. Ella es una investigadora y escritora de contenido con experiencia que le encanta escribir artículos médicos y de salud, reseñas de revistas, libros electrónicos y más.

Comments are closed.