¿Es la obesidad genética? Cómo nuestros genes influyen en el peso

Los datos de investigación demuestran que alrededor de 90 genes en nuestro cuerpo pueden influir en el peso corporal. Estos genes, sin embargo, contribuyen a la ganancia excesiva de peso en un individuo sólo hasta cierto grado. Los factores ambientales todavía juegan un papel importante en la obesidad.

Cómo nuestros genes influyen en el peso

¿Es la obesidad genética? Cómo nuestros genes influyen en el peso


La obesidad es a menudo considerado como el resultado de un estilo de vida poco saludable con poco ejercicio, el exceso de ingesta compulsiva, y la falta de autocontrol. Esto puede ser cierto hasta cierto punto, pero no completamente. La obesidad no es sólo el resultado de malas decisiones de estilo de vida. Su desarrollo también se puede acelerar por un número de ambiental, así como los factores genéticos.

La genética y la obesidad

Los investigadores estudiaron las influencias genéticas en el control de peso corporal durante muchas décadas, pero todavía hay un montón de cosas que no sabemos acerca o tienen que estudiar más a fondo. En estos días, los expertos están seguros de que la obesidad tiene una causa poligénica, es decir, hay más de un gen que influye en la obesidad en un individuo.

De hecho, las estimaciones recientes muestran que hay más de 250 genes en un cuerpo humano que se relacionan con la obesidad de alguna manera. Algunos pueden estar relacionados con el consumo de alimentos, y otros para la producción de energía y la utilización.

La investigación reciente relacionada con la obesidad y el consumo de ciertos alimentos aporta más claridad a nuestra comprensión de la interacción entre los alimentos, la obesidad y genes. Está comprobado ahora más allá de toda duda razonable que los factores genéticos no son los únicos que contribuyen al riesgo de obesidad. Muchas personas que llevan los conocidos “genes de la obesidad” no se convierten en sobrepeso.

Masa grasa y la obesidad asociada a los genes

La primera variante genética relacionada con la obesidad se encontró en 2007 y fue nombrado la “masa grasa y la obesidad asociada” gen (FTO). El gen se localiza en el cromosoma 16. Este gen FTO produce una proteína que está relacionada con el control del apetito, así como el nivel de saciedad. Hay varios alelos (formas) de este gen. Se encontraron diferentes alelos del gen FTO que se correlaciona positivamente con el aumento de peso en una persona, la sensibilidad individual a la insulina, la distribución de la grasa corporal y la ingesta de energía y los gastos. Pero puede ser posible reducir los riesgos de obesidad genéticos cambiando los patrones de alimentación, y la adopción de hábitos de vida saludables como el ejercicio físico regular, y estar atentos a la elección de alimentos.

En un estudio realizado sobre 2.000 personas, los participantes se sometieron a la genotipificación y se les pidió que rellenaran un cuestionario sobre sus hábitos alimenticios durante un período de seis meses. Los investigadores se centraron en si los marcadores genéticos influenciados dieta de un individuo. Los resultados mostraron que las variaciones en el gen FTO estaban relacionados con número de comidas o tentempiés al día y al aumento de porciones de grasa, aceite y cosas dulces en la dieta.

Factor neurotrófico derivado del cerebro

Un número de variaciones encontradas en otro gen, BDNF (factor neurotrófico derivado del cerebro), se relaciona con un consumo elevado de productos lácteos, huevos, carne y frutos secos en diferentes individuos. Los individuos con estas versiones genéticas del gen BDNF también consumen aproximadamente 100 calorías más por día que afectan a lo que su peso total.

Los ratones y los seres humanos tienen firmas genéticas de la obesidad similares. Este hecho permite extrapolar los resultados de los experimentos ratones a los seres humanos, al menos hasta cierto grado. Uno de estos experimentos revela la cantidad de nuestro peso de hecho puede ser controlado por los genes. El experimento consistía en colocar gran grupo de ratones en una dieta idéntica controlada durante largo período de tiempo. Los animales estaban en una dieta normal durante las primeras ocho semanas de vida y posteriormente fueron cambiados a un alto contenido de grasa y la dieta alta en carbohidratos para los siguientes ocho semanas.

Durante este período de alta en grasas y la dieta alta en azúcar, algunos de los animales ganaron hasta un 600 por ciento de su grasa corporal inicial, mientras que otros ganaron nada de grasa corporal en absoluto.

La mayoría de los ratones, sin embargo, el aumento de la grasa corporal a un cierto grado variable durante las primeras cuatro semanas de dieta poco saludable y no ganó ningún peso adicional. Esto sugiere claramente una presencia de punto específico tras el cual el aumento de grasa corporal es resistido por los mecanismos genéticos. El peso exacto en el que se alcanza este punto es específico para cada animal. Podemos suponer que algo similar podría estar en el trabajo en los seres humanos.

Genes y otros factores trabajan juntos en la determinación del peso corporal

Las estimaciones más recientes indican que alrededor de 90 genes en nuestros genomas son capaces de influir en nuestro peso corporal. Curiosamente, muchos de estos genes controlan los procesos en el cerebro. El apetito es un fenómeno creado por nuestro sistema nervioso, por lo que no debería ser una gran sorpresa que los genes que controlan el trabajo del cerebro también controlan el peso corporal.

No está claro, en el momento actual, a la que grado nuestro peso corporal es controlada por genes. Algunos investigadores sugieren que la tendencia a la obtención de experiencia en la grasa corporal es heredable en el 80 por ciento de los casos, mientras que otros minimizan la influencia de la genética y de creer que las opciones de estilo de vida tienen un impacto dominante en el peso corporal de una persona. El estudio en ratones mencionados anteriormente hizo hincapié en la importancia de la genética en el control de la obesidad en los seres humanos y muestra un fuerte vínculo entre el ADN y el porcentaje de grasa obtenida cuando se consume un alto en carbohidratos o una dieta alta en calorías.

Medio ambiente y la obesidad

Aparte de la dieta y la genética, hay ciertos otros factores que contribuyen también a la obesidad. La visión de consenso más aceptada pone la influencia genética sobre la obesidad en alrededor de 40 por ciento. El 60 por ciento restante se reduce a factores ambientales.

Los factores ambientales incluyen:

  • El tipo de un alimento consume.
  • La cantidad de ingesta de alimentos durante cada comida
  • La cantidad de frutas y verduras consumidas
  • El nivel de actividad física alcanzable
  • La cantidad de bebidas azucaradas o comida alta en calorías consumidas
  • Dieta y hábitos de ejercicio de las personas en el entorno inmediato de un individuo

El impacto de estos factores es diferente en cada individuo. Aunque para algunos el aumento de su actividad física ayuda a prevenir la obesidad, otros podrían tener que reducir su tamaño de las porciones de alimentos o reducir en los alimentos azucarados y grasos.

El rápido aumento de la obesidad en los últimos años no puede ser debido a cambios genéticos. La tecnología, el transporte y el medio ambiente en general son las principales causas de la epidemia de obesidad.

Otros factores que contribuyen a la obesidad

  • Factores psicológicos: Los sentimientos de baja autoestima, la depresión, el estrés, el aburrimiento, el trauma, la ansiedad son algunos de los factores psicológicos que pueden dar lugar a un individuo a atracones o comer en exceso y bajo-ejercicio. Es aconsejable identificar las principales causas de comer en exceso o la angustia psicológica, ya sea con la ayuda de un profesional o de la familia y amigos para prevenir la obesidad.
  • Enfermedad: Hay ciertas enfermedades o enfermedades que también pueden dar lugar a la obesidad o aumento de peso, como el hipotiroidismo, síndrome de ovario poliquístico, enfermedad de Cushing u otros problemas neurológicos.
  • Drogas: El uso de ciertos medicamentos tales como esteroides y ciertos antidepresivos también pueden resultar en obesidad o aumento de peso.

Un médico o un profesional es la mejor persona para hacerle saber la razón principal que contribuye al aumento de peso o hacer difícil la pérdida de peso es cualquier enfermedad, la medicación o psicológico. Sin duda, los genes puede determinar quién puede llegar a ser obesos, pero nuestro entorno determina cuántas de estas personas realmente ganar peso excesivo. Es mejor prevenir la obesidad mediante la toma de decisiones saludables y cambiar nuestro medio ambiente en lugar de culpar a nuestros padres y abuelos.

El estudio de los genes relacionados con la obesidad se encuentra todavía en su infancia. Más investigación y el estudio en el área de genoma humano, sin duda, nos dará una oportunidad de construir estrategias relacionadas con la prevención de la obesidad y el tratamiento en el futuro.

Deja un comentario