¿Las patatas causan presión arterial alta? ¿De Verdad?

¿Comer patatas hace que la presión arterial sea alta? O tal vez no lo hace, y que el verdadero problema es que los estudios de los alimentos son inherentemente poco fiables, a excepción de la generación de los titulares.
La papa es el más nuevo villano nutricional, o por lo menos un estudio trata de convencernos de que lo son.

¿Las patatas causan presión arterial alta? ¿De Verdad?

¿Las patatas causan presión arterial alta? ¿De Verdad?

Tres investigadores del Hospital Brigham and Women de Boston y la Escuela de Salud Pública de Harvard publicaron recientemente un estudio que afirma que la eliminación de una porción de papas por día reduce el riesgo de presión arterial alta en un 7 por ciento.

El estudio no dice que la eliminación de una porción de papas por día va a bajar su presión arterial en un 7 por ciento. Se dice que si todos en el universo eliminamos en promedio un servicio de papas por día, entonces a un 7 por ciento menos de personas se les diagnosticará la presión arterial alta (aunque las patatas fritas pueden estar bien, dice el estudio). Y, de hecho, el estudio encontró que el consumo de patatas está vagamente relacionado a tener presión arterial más alta, no es que no se alimenten de las patatas, sino que reduzca el consumo. De buenas a primeras, es obvio que muchos periodistas hicieron INFRADECLARACIÓN de las conclusiones del estudio. Sin embargo, vamos a echar un vistazo a lo que este estudio realmente dice y por qué están casi universalmente entendido mal los estudios de los alimentos individuales.

187,453 personas no puede estar en lo correcto

Los investigadores analizaron los datos recogidos de forma continua a partir de 62,175 mujeres en el Nurses Health Study, 88,475 mujeres en el Nurses Health Study II, y 36.803 hombres en el Health Professionals Follow-up Study que estaban libres de la presión arterial al inicio del período analizado. Estos profesionales de la salud han sido seguidos durante 30 años para realizar un seguimiento de las relaciones entre el estilo de vida y los resultados de salud. En los tres estudios, los voluntarios completaron una encuesta con preguntas sobre su consumo de 130 alimentos diferentes, incluidas las patatas, cada cuatro años. No se hicieron mediciones reales de los alimentos consumidos.

Este estudio se basó únicamente en lo que los médicos y enfermeras agobiados podrían recordar acerca de lo que habían comido en los cuatro años anteriores. Eso parece ser un problema, pero es una metodología estándar para los estudios de alimentos, ya que es fácil y barato para los investigadores para recoger los datos. Además, con más de 100.000 que respondieron a la encuesta, no es tanto de una preocupación acerca de los errores en la forma en que se recogen los datos.

Las patatas son el mal menor si están fritas, al parecer

Los investigadores tomaron los resultados de los cuestionarios de los alimentos y los compararon contra sólo un elemento en los historiales médicos de los participantes. Se examinaron la relación entre el consumo de patata y siendo diagnosticados con hipertensión arterial. Se pidió a los participantes:

  • Tres preguntas acerca de su consumo de papas al horno, hervidas o puré, dándoles la oportunidad de estimar haber comido de cero a seis o más porciones por día de una patata o una taza de ello, cada uno con respecto al año anterior.
  • Una pregunta acerca de su consumo de papas fritas, dándoles la oportunidad de estimar haber comido de cero a seis o más porciones por día, de 4 oz (112 gramos) cada uno con respecto al año anterior.
  • Una pregunta acerca de su consumo de papas fritas (patatas fritas), dándoles la oportunidad de estimar haber comido de cero a seis o más porciones de 1 oz (28 gramos, una bolsa pequeña) cada uno con respecto al año anterior.

Siguiendo el viejo dicho, “Si torturas a los datos, se confesará”, los investigadores analizaron los datos de todas las maneras posibles para tratar de encontrar algún tipo de relación entre el consumo de patatas y la presión arterial alta.

El “horror” de la papa desmitificado

Los investigadores señalan en su artículo que cuando no recibieron los números que querían, se analizaron los datos desde el puré de patatas, patatas al horno, patata hervida y papas a la francesa de todos juntos. Esto les dio los números que querían.

  • Comer cuatro o más porciones de papas fritas por semana correlacionados con 7 a 27 por ciento mayor riesgo de ser diagnosticado con presión arterial alta.
  • Comer cuatro o más porciones de puré o hervida por semana en realidad podría haber sido relacionados con la presión arterial baja o la presión arterial quizá más arriba al horno, es decir, el intervalo de confianza para los datos fue desde 0,96 a 1,28; así que el equipo acaba de informar un aumento medio del 11 por ciento en el riesgo.
  • Comiendo papas fritas podría haber dado lugar a una reducción del 13 por ciento de la presión arterial, o tal vez hasta un aumento del 8 por ciento, por lo que aumento en uno. Los hombres que comían papas fritas en realidad tenían un menor riesgo de hipertensión. Presumiblemente, hombres que comían demasiadas patatas fritas podrían desarrollar hipotensión.

¿Por qué los investigadores de estas instituciones miran a esta pregunta en primer lugar?

El programa de almuerzo escolar de Estados Unidos, la Ley para niños saludables sin hambre de 2010, inicialmente prohibian las patatas fritas en los comedores escolares, pero después de las protestas de las escuelas, las patatas fritas había sido reintegrado. El Instituto de Medicina publicó un informe en 2015 que recomienda la inclusión de patatas en las comidas, ya que son una buena fuente de potasio.

“¡Que horror! No puede ser que las personas coman patatas” los investigadores podían haber pensado, por lo que se comenzó un nuevo peinado a través de conjuntos de datos para pruebas en contra de patatas. Aun cuando son en rodajas , en dados y con datos de decenas de miles de personas en formas creativas, no pudieron encontrar ninguna evidencia estadísticamente válida que cualquier forma de patatas podría estar asociado con la hipertensión arterial en grandes poblaciones de personas, y que fue para las patatas fritas. Para eludir los datos para que pudieran recomendar contra otros tipos de patatas, reportaron una “tendencia” hacia mayores tasas de hipertensión, pero incluso entonces se quedaron índices más bajos de presión arterial alta para los hombres que comen papas fritas.

Eso no tiene ningún sentido. Las patatas frescas cocidas y servidas sin mantequilla son malas. Patatas fritas tienen grasas trans (como la mayoría de ellos eran de la mayor parte de los años de este estudio) y cuando se deja en el estante terminan por convertirse en secas y rancias excepto por el hecho de que se inyectan con conservantes y sal, pero sólo a las que son buenas. Es un poco como el estudio en Carolina del Norte, que encontró que la presión arterial alta durante el embarazo fue mayor en las mujeres que consumían una dieta haciendo hincapié en berza, col o repollo, carnes rojas, pollo y pescado frito, carnes procesadas, pan de maíz, huevos o galletas, salsa de huevo, leche entera, y las bebidas ricas en vitamina C. Una conclusión es que berza causan presión arterial alta. Otra es que estos son los alimentos preferidos por las mujeres de raza negra y tal vez alcanza a las mujeres afroamericanas de apoyo en el embarazo podría mejorar su salud.

El hecho de que un estudio proviene de Harvard no quiere decir que sea válido. La conclusión de este estudio es, que los científicos no han descubierto otra cosa que “las patatas fritas no son buenos para usted.” Ya sabíamos que. Por otra parte, el tipo de análisis de datos en estudios sobre alimentos no ofrece una predicción para la salud individual. Es más acerca de la decisión política, lo que debe ir en un almuerzo de la escuela, lo que debería estar cubierto por las Mujeres, Infantes y Niños en programa de alimentos. Se puede comer patatas sin preocupación, pero no excederse con las patatas fritas.

Deja un comentario