Pacientes obesos con diabetes tipo 2 se benefician de la terapia de nutrición altamente estructurada

El control glucémico a través de la nutrición es vital para los pacientes con diabetes mellitus tipo 2. Un nuevo estudio muestra que la terapia nutricional altamente estructurada puede ayudar a pacientes diabéticos tipo 2 en gran medida, especialmente aquellos que son obesos.

Pacientes obesos con diabetes tipo 2 se benefician de la terapia de nutrición altamente estructurada

Pacientes obesos con diabetes tipo 2 se benefician de la terapia de nutrición altamente estructurada

Bautizado como el “Estudio de nutrición sobre las vías”, se dice que este estudio tiene implicaciones de largo alcance, ya que puede alterar completamente la forma en que la terapia de nutrición se administra a pacientes con sobrepeso diabéticos del tipo 2. Este plan de nutrición especificado se ha encontrado para ejercer un impacto significativo en los niveles de HbA1c, índice de masa corporal y el perfil lipídico en pacientes que sufren de diabetes.

Este estudio fue llevado a cabo por investigadores del Centro de Diabetes Joslin y fue dirigido por Osama Hamdy, MD, Ph.D., Director Médico de la Clínica Programa de Obesidad de la Organización Joslin Diabetes Center. Los resultados del estudio se produjeron más tarde en la 76ª Sesión Científica de la Asociación de la Diabetes en Nueva Orleans, Louisiana. Durante el transcurso de este estudio, los investigadores compararon tres modelos diferentes de la terapia nutricional y estudiaron su influencia sobre el peso corporal, los niveles de HbA1c y la presión arterial.

Diseño del estudio

Para este estudio experimental, se seleccionaron 108 pacientes obesos que sufren de diabetes tipo 2. Todos estos pacientes tenían diabetes no controlada y estaban recibiendo medicamentos por vía oral, así como inyectables, con la excepción de la insulina inyectable. Los participantes fueron asignados aleatoriamente a tres grupos diferentes de 36 personas cada uno.

En el primer grupo, los participantes recibieron la terapia nutricional convencional. El segundo grupo se le administró un tratamiento nutricional altamente estructurado con proporciones especificadas de macronutrientes y el número de calorías. Se pidió a estos pacientes mantener un registro de su consumo de alimentos. El tercer grupo de participantes se le dio no sólo el plan de comidas altamente estructurado de entrenamiento semanal, pero también recibida por un dietista registrado. El nivel de actividad y los medicamentos se mantuvieron sin cambios para todos los grupos.

Resultados

Los pacientes incluidos en el primer grupo se encontraron que tenían ninguna diferencia notable en sus niveles basales de HbA1c mientras que, en el segundo y tercer grupo, se observó una reducción considerable en los niveles de HbA1c. Había una gran diferencia en el nivel al que la HbA1c disminuyó en el 2º y 3º grupo.

Aunque no se observó ninguna diferencia distinguible en el peso corporal en el primer grupo de pacientes, los participantes de la segunda y tercera grupo experimentaron una notable caída en el peso corporal. En general, los pacientes incluidos en el estudio se encontró que han disminuido los niveles de HbA1c en un 0,67% después de recibir la terapia nutritiva estructurado. Los investigadores también observaron alrededor de 3,5 kilogramos de reducción en el peso corporal durante un período de 3 semanas.

Las perspectivas de futuro

Este estudio ha ayudado a hacer el increíble descubrimiento de que la nutrición por sí sola puede ayudar a controlar la diabetes más de ejercicio, medicamentos u otros tratamientos. Según los científicos, esta caída en los niveles de HbA1c es más que con cualquiera de los fármacos prescritos actualmente para el tratamiento de la diabetes tipo 2.

Este estudio ha proporcionado una considerable esperanza para los pacientes que no han sido capaces de mantener sus niveles de azúcar en la sangre bajo un control estricto, incluso con múltiples estrategias de medicación y nutrición. Se espera que estos hallazgos puedan dar lugar a la formulación de directrices estructuradas detalladas para la terapia nutricional en pacientes con sobrepeso que sufren de diabetes mellitus tipo 2.

Diabetes mellitus tipo 2 se puede prevenir con grasas saludables

De acuerdo con un estudio reciente, la dieta sana y controlada rica en grasas beneficiosas puede ayudar a mejorar el estado glucémico y puede prevenir la diabetes mellitus tipo 2. De acuerdo con esta investigación, el consumo de alimentos ricos en grasas saludables como nueces, semillas y aceites vegetales, etc., junto con la restricción de hidratos de carbono refinados y productos de grasa animal puede ayudar a prevenir la diabetes.

El estudio fue realizado por un equipo de investigadores bajo la supervisión del Dr. Dariush Mozaffarian, decano de la Escuela Friedman de Nutrición y Ciencias Políticas en la Universidad de Tufts en Boston. El estudio fue publicado más tarde en PLOS. Durante el curso del estudio, los investigadores evaluaron los resultados de numerosos estudios (alrededor de 102) que incluyeron casi 4660 sujetos de estudio.

El objetivo del estudio fue identificar los tipos de grasas que puede desempeñar un papel beneficioso en la prevención de la diabetes tipo 2 ya que ha habido cada vez más informes de la diabetes y la resistencia a la insulina en todo el mundo. No es de extrañar, la diabetes ha sido aclamada como una de las epidemias modernas que plagan el mundo. Los investigadores hicieron un análisis en profundidad de los efectos de diversos tipos de grasas y carbohidratos en los principales factores de riesgo que contribuyen a la diabetes.

Las grasas no saturadas Vs las grasas saturadas

Algunos de los estudios que analizaron las dietas implicó que comprenden en su totalidad de grasas insaturadas (mono y poliinsaturados) y carbohidratos. Los efectos de una dieta en el metabolismo del cuerpo, la concentración de azúcar en la sangre, los niveles de insulina, sensibilidad a la insulina y síntesis fueron estudiados de cerca. Se observó que las grasas insaturadas reducen considerablemente la cantidad de azúcar en la sangre, contribuyendo a la mejora de sensibilidad a la insulina.

Este mejor control de azúcar en la sangre por las grasas no saturadas también ejerce efectos beneficiosos sobre la salud del corazón ya que cada una disminución del 0,1% en los niveles de HbA1c (el indicador de pronóstico de la diabetes) ayuda a disminuir la probabilidad de problemas cardíacos en un 6,8%.

Las futuras implicaciones

Hasta ahora, la investigación sobre la diabetes se distribuyó ampliamente entre los estudios individuales con ningún estudio después de haber comparado los resultados de todos estos ensayos para la diabetes. Este estudio ha ayudado a integrar esa información, la comparación de sus resultados en una forma cohesiva de modo que sus consecuencias pueden ser mejor entendidos.

Estos hallazgos se dice que tienen un profundo efecto en la prevención y el control puesto que ayudarán a los médicos y, más importante, el público con diabetes en general, entiende que no todas las grasas son malas y que el consumo de grasas saturadas puede ayudar a prevenir la diabetes a través de un mejor control de la glucemia.

Se observó el consumo de grasas poliinsaturadas para obtener un mejor control de azúcar en la sangre que cualquiera de las grasas saturadas o los hidratos de carbono, destacando la importancia de las grasas no saturadas en el control de la diabetes y mejorar la sensibilidad a la insulina de las células.
Los investigadores han hecho hincapié en que el consumo de grasas saturadas en la forma de nueces, aceite de linaza, soja, aceite de cártamo, aceite de maíz, aceite de maní, semillas de girasol y aceite, pescado (como el salmón, atún, trucha, caballa, sardinas, etc.) es extremadamente importante ya que son fuentes ricas en grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas. Sólo a través de medidas activas de prevención, especialmente la dieta, se puede frenar el monstruo de la diabetes.

Deja un comentario