La hepatitis autoinmune: El tratamiento médico y alternativas

La hepatitis autoinmune es una enfermedad en la cual el sistema inmunológico del cuerpo ataca las células del hígado del mismo organismo. Esto hace que el hígado se inflame, lo que resulta en la hepatitis.

La hepatitis autoinmune: El tratamiento médico y alternativas

La hepatitis autoinmune: El tratamiento médico y alternativas

Los investigadores creen que un factor genético puede predisponer a algunas personas a enfermedades autoinmunes, donde alrededor del 70 por ciento de las personas con hepatitis autoinmune son mujeres. La mayoría de los pacientes están entre las edades de 15 y 40 años. Esta enfermedad suele ser bastante grave y, si no se trata, empeora con el tiempo.

¿Qué es la hepatitis autoinmune?

Esto suele ser una enfermedad crónica, lo que significa que puede durar años, y puede conducir a la cirrosis. La cirrosis implica la cicatrización y endurecimiento del hígado, insuficiencia hepática y eventual.
La hepatitis autoinmune podría ser de tipo I o II. El tipo I es la forma más común en América del Norte, que se produce a cualquier edad. Es más común entre las mujeres que entre los hombres. Aproximadamente la mitad de las personas con este tipo de hepatitis tiene otros trastornos autoinmunes, como tiroidosis, enfermedad de Graves, el síndrome de Sjogren, o anemia autoinmune.
El tipo II hepatitis autoinmune es menos común, por lo general afectan a las niñas de entre 2 a 14 años de edad, aunque los adultos pueden tenerla también.

Enfermedades autoinmunes

La función principal del sistema inmune es la protección del cuerpo frente a virus, bacterias y otros organismos vivos invasivos. Por lo general, el sistema inmune no reacciona contra las propias células del cuerpo, debido a la “enseñanza” de los linfocitos en el timo antes del nacimiento. Sin embargo, a veces se ataca por error las células que se supone debe proteger, por lo que esta respuesta trae problemas de autoinmunidad. Los investigadores especulan que ciertas bacterias, virus, toxinas, o algunos medicamentos pueden desencadenar una respuesta autoinmune en personas genéticamente susceptibles a desarrollar un trastorno autoinmune.

Los síntomas de la hepatitis autoinmune

La fatiga es probablemente el síntoma más común de la hepatitis autoinmune. Otros síntomas son el agrandamiento hepático, ictericia, prurito, erupciones en la piel, dolor en las articulaciones y malestar abdominal.
Las personas en etapas avanzadas de la enfermedad son más propensas a tener síntomas tales como líquido en el abdomen (ascitis) o confusión mental. Las mujeres pueden dejar de menstruar completamente debido a la hepatitis autoinmune.
Los síntomas de la hepatitis autoinmune varían de leves a graves. Debido a que la hepatitis viral grave (causada por un medicamento o ciertos antibióticos) tiene los mismos síntomas, su médico probablemente necesitará algunas pruebas para llegar a un diagnóstico exacto. El médico también debe examinar y descartar todos sus medicamentos antes de hacer un diagnóstico de hepatitis autoinmune.

El diagnóstico de la hepatitis autoinmune

Su médico probablemente le hará un diagnóstico basado en los síntomas, análisis de sangre y una biopsia de hígado, esto es necesario si se quiere diagnosticar con certeza. Los análisis de sangre de rutina para las enzimas hepáticas pueden ayudar a revelar un patrón típico de la hepatitis. Otras pruebas, especialmente para los autoanticuerpos son algo que su doctor necesite para diagnosticar la hepatitis autoinmune. Los anticuerpos son proteínas producidas por el sistema inmune para luchar contra las bacterias y los virus, pero en la hepatitis autoinmune, el sistema inmunológico produce anticuerpos antinucleares de células del músculo liso o microsomas del hígado y el riñón. El patrón y el nivel de estos anticuerpos ayudan a definir el tipo de hepatitis autoinmune, si usted tiene hepatitis autoinmune tipo I o tipo II. Los análisis de sangre también ayudan a distinguir la hepatitis autoinmune de la hepatitis viral, como la hepatitis B o C o una enfermedad metabólica como la enfermedad de Wilson.

La biopsia hepática es un procedimiento en el que el médico toma una pequeña muestra de tejido del hígado, y lo examina bajo un microscopio. Este método de diagnóstico puede ayudar a diagnosticar con precisión la hepatitis autoinmune, y decirle lo grave que es. Debe ir a un hospital o centro quirúrgico ambulatorio para este procedimiento, y obtener un diagnóstico apropiado.

El tratamiento de la hepatitis autoinmune

El tratamiento funciona mejor cuando llega a un diagnóstico precoz. Con el tratamiento adecuado, los médicos son capaces de controlar la hepatitis autoinmune. De hecho, estudios recientes muestran que una respuesta sostenida al tratamiento no sólo detiene el progreso de la enfermedad, en realidad puede revertir algunos de los daños causados a su tejido hepático.

El tratamiento principal es la medicina, para suprimir o reducir la velocidad de un sistema inmunológico hiperactivo. Ambos tipos de hepatitis autoinmune reciben tratamiento con dosis diarias de un corticosteroide llamado prednisona. Su doctor podría comenzar con una dosis alta de 20 a 60 mg por día, y disminuir la dosis, ya que la enfermedad está controlada. El objetivo es encontrar la dosis más baja posible para el control de su enfermedad sin ningún efecto secundario. Otro medicamento también podría ayudar, como azatioprina o Imuran. Este fármaco es común en el tratamiento de la hepatitis autoinmune. Como la prednisona, azatioprina suprime el sistema inmune, pero de una manera diferente. Esto ayuda a reducir la dosis de prednisona necesaria, reduciendo así sus efectos secundarios, por lo que el médico puede prescribir azatioprina, además de la prednisona, una vez que su enfermedad está bajo control. La mayoría de las personas con hepatitis autoinmune tendrán que tomar la prednisona, con o sin azatioprina, durante años. A

En la mayoría de los casos, los corticosteroides ralentizan la enfermedad, pero cada uno es diferente. En aproximadamente uno de cada tres casos, el médico puede optar por dejar el tratamiento. Sin embargo, es importante vigilar cuidadosamente su afección y reportar inmediatamente cualquier síntoma nuevo a su médico, ya que la enfermedad puede volver y ser aún más grave. Sucede especialmente durante los primeros meses después de suspender el tratamiento. En alrededor 7 de cada 10 personas, la enfermedad entra en remisión, con una disminución de la severidad de los síntomas. Este es un problema común que ocurre dentro de los 2 años de comenzar el tratamiento. Una parte de los pacientes en remisión verá el regreso de la enfermedad dentro de los 3 años, por lo que el tratamiento puede ser necesario de forma intermitente durante años. Como se ha dicho anteriormente, en algunos casos puede ser necesario un tratamiento de por vida.

Los efectos secundarios de un tratamiento médico para la hepatitis autoinmune

Tanto prednisona y azatioprina tienen efectos secundarios, al igual que cualquier otra droga. Debido a que es posible que tenga altas dosis de prednisona para controlar su hepatitis autoinmune, la gestión de los efectos secundarios es muy importante. Sin embargo, la mayoría de los efectos secundarios aparecen sólo después de un largo período de uso de estos fármacos. Algunos posibles efectos secundarios de la prednisona son el aumento de peso, ansiedad y confusión, y el adelgazamiento de los huesos, un trastorno conocido como la osteoporosis. Los pacientes también informan de adelgazamiento del cabello y la piel, diabetes, presión arterial alta, o cataratas como efectos secundarios de tratamiento médico de la hepatitis autoinmune. La azatioprina puede disminuir su conteo de glóbulos blancos, y en ocasiones provoca náuseas y falta de apetito como principales efectos secundarios. Los efectos adversos raros son la reacción alérgica, daño hepático y pancreatitis, o inflamación de la glándula del páncreas con dolor de estómago severo.

Tratamiento alternativo

Las personas que no responden a la terapia estándar inmunológica o que tienen efectos secundarios graves pueden beneficiarse de otros agentes inmunosupresores como la ciclosporina o tacrolimus, que es también un tratamiento médico facultativo para la hepatitis autoinmune. Las personas que progresan a la enfermedad hepática en fase terminal o insuficiencia hepática pueden necesitar un trasplante de hígado como el único tratamiento disponible. El trasplante es una alternativa prometedora que tiene una tasa de supervivencia de un 1 año, en el 90 por ciento, y una tasa de supervivencia a 5 años del 70 al 80 por ciento. Sin embargo, muchas personas siguen buscando algunos tratamientos alternativos para la hepatitis autoinmune, aunque el tratamiento médico y el trasplante de hígado son los únicos que trabajan.

De hecho, la combinación de estos medicamentos no es universalmente eficaz y los efectos secundarios son comunes. Sólo alrededor del 75% de los pacientes que reciben corticosteroides con o sin azatioprina entrarán en remisión de su condición de hepatitis autoinmune.

Se trata del estudio en busca de nuevas terapias para los pacientes con esta enfermedad. Se puede ver el pequeño número de pacientes que se someten a estudios que los científicos han tenido hasta ahora. El primero y el último estudio realmente están buscando alternativas a la azatioprina como agentes de corticosteroides en el tratamiento de la hepatitis autoinmune. Estos estudios consideraron 6-mercaptopurina, que es la fracción activa a metabolizar la azatioprina. El estudio quería investigar qué ocurre si la terapia contiene alguna otra cosa en lugar de la azatioprina para los pacientes. El estudio vale la pena para los pocos pacientes que no toleran la azatioprina. Esto parece ser una alternativa aceptable a la terapia valiosa para estos tres pacientes.

La ciclofosfamida, o Cytoxan, que es un fármaco citotóxico del cáncer, que fue también opción de tratamiento en tres pacientes junto con corticosteroides (en lugar de la azatioprina). Se parecía ofrecer algún beneficio como una terapia alternativa. Ciclosporina y ácido ursodesoxicólico se han probado como terapias primarias, pero de nuevo sólo en un número muy pequeño de pacientes en ambas series. La ciclosporina tiene una serie de toxicidades pero en este estudio de cinco pacientes, cuatro de ellos entró en remisión. El quinto paciente requiere un trasplante de hígado, como la única opción de tratamiento disponible. Por lo tanto, aunque los científicos todavía están tratando de encontrar una terapia alternativa apropiada para la hepatitis autoinmune, el tratamiento médico y el trasplante de hígado sigue siendo la mejor opción que usted y su médico podrían tener.

Deja un comentario