¿Cuáles son los primeros signos de EPOC?

By | noviembre 1, 2018

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) es una afección pulmonar grave y progresiva. Sin embargo, el diagnóstico temprano y el tratamiento adecuado pueden mejorar significativamente las perspectivas de una persona.

Algunos de los primeros signos de EPOC incluyen tos, exceso de mucosidad, dificultad para respirar y cansancio.

La EPOC es una enfermedad pulmonar a largo plazo que causa la obstrucción de las vías respiratorias de una persona y dificulta la respiración. Es una condición progresiva, lo que significa que tiende a empeorar con el tiempo. Sin tratamiento, la EPOC puede ser potencialmente mortal.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el estudio Global Burden of Disease informó que la EPOC afectó a alrededor de 251 millones de personas en todo el mundo en 2016. El estudio también estimó que la EPOC causó 3,17 millones de muertes a nivel mundial en 2015.

No existe una cura para la EPOC, pero un tratamiento adecuado puede aliviar los síntomas de una persona, reducir su riesgo de muerte y mejorar su calidad de vida.

En este artículo, describimos los primeros signos y síntomas de la EPOC. También cubrimos cuándo ver a un médico y el diagnóstico.

Signos y síntomas tempranos

Una persona en las primeras etapas de la EPOC puede experimentar tos crónica.

Una persona en las primeras etapas de la EPOC puede experimentar tos crónica.

En sus primeras etapas, la EPOC puede no causar ningún síntoma, o pueden ser tan leves que el individuo no los nota al principio.

Los síntomas y la gravedad de la EPOC también pueden variar de persona a persona. Sin embargo, debido a que la enfermedad es progresiva, los síntomas a menudo empeoran con el tiempo.

Los primeros signos y síntomas de la EPOC pueden incluir:

Tos crónica

Una tos persistente o crónica a menudo es uno de los primeros síntomas de la EPOC. Una persona puede experimentar una tos helada que no desaparece por sí sola. Los médicos generalmente consideran que una tos que dura más de 2 meses es crónica.

Artículo relacionado >  ¿Por qué algunos fumadores desarrollan EPOC y otras no?

La tos es un mecanismo de protección que normalmente ocurre en respuesta a irritantes, como cigarrillos inhalados o humo de tabaco, que ingresan a los pulmones. La tos también ayuda a eliminar la flema, o moco, de los pulmones.

Sin embargo, si una persona tiene una tos continua, esto puede significar un problema con sus pulmones.

Exceso de producción de moco

Producir demasiada mucosidad también puede ser un síntoma temprano de EPOC. El moco es esencial para mantener las vías respiratorias húmedas, y también captura los gérmenes e irritantes que entran en los pulmones.

Cuando una persona inhala un irritante, su cuerpo produce más moco, lo que puede provocar tos. Fumar es una causa muy común de exceso de producción de moco y tos.

La exposición prolongada a irritantes puede dañar los pulmones y provocar EPOC. Otros irritantes pulmonares pueden incluir:

  • humos químicos, como los de pinturas y productos de limpieza fuertes
    polvo
  • contaminación, incluidos los gases de escape de los automóviles
  • perfumes, lacas para el cabello y otros cosméticos en aerosol

Falta de aliento y cansancio

La obstrucción de los conductos de aire puede dificultar la respiración de una persona, lo que puede provocar dificultad para respirar. Este es otro síntoma común de la EPOC.

Al principio, la falta de aliento solo puede ocurrir después del ejercicio, pero puede empeorar con el tiempo. Algunas personas hacen frente a sus dificultades respiratorias al volverse menos activas, lo que puede hacer que estén menos en buena forma física.

Una persona con EPOC debe esforzarse más para respirar. Este esfuerzo puede resultar en niveles de energía más bajos y sentirse cansado todo el tiempo.

Otros síntomas de EPOC

El dolor y la opresión en el pecho son síntomas potenciales de la EPOC

El dolor y la opresión en el pecho son síntomas potenciales de la EPOC

Debido a que sus pulmones no funcionan normalmente, las personas con EPOC tienen más probabilidades de experimentar infecciones en el pecho, incluyendo el resfriado común, la gripe y la neumonía .

Otros síntomas de la EPOC pueden incluir:

  • sibilancias o respiración ruidosa
  • dolor de pecho
  • toser sangre
  • opresión en el pecho
  • pérdida de peso involuntaria
  • hinchazón en la parte inferior de las piernas
Artículo relacionado >  Lo que hay que saber sobre los esteroides para la EPOC

Una persona con EPOC también puede experimentar brotes. Esto es cuando los síntomas de repente empeoran por un tiempo. Los desencadenantes de los brotes de EPOC pueden incluir infecciones del pecho y la exposición al humo del cigarrillo y otros irritantes pulmonares.

Cuándo ver a un doctor

Una persona que experimenta cualquiera de los síntomas anteriores regularmente debe consultar a un médico. Es posible experimentar algunos de estos síntomas sin EPOC, ya que muchas otras afecciones tienen signos y síntomas similares.

Un médico generalmente puede distinguir entre EPOC y otras enfermedades. El diagnóstico precoz de la EPOC puede permitir que una persona reciba el tratamiento más pronto, lo que puede ayudar a retrasar la progresión de la enfermedad antes de que se vuelva grave o ponga en peligro la vida.

Diagnóstico

¿Por qué algunos fumadores desarrollan EPOC y otras no?

¿Por qué algunos fumadores desarrollan EPOC y otras no?

El médico comenzará preguntándole a la persona sobre sus síntomas e historial médico, incluso si fuma o no y si ha estado expuesto a algún irritante pulmonar.

El médico también puede realizar un examen físico y controlar si tiene sibilancias u otros signos de problemas pulmonares.

Para confirmar su diagnóstico, un médico puede solicitar algunas pruebas, como:

Espirometría. Aquí es donde una persona respira en un tubo que se conecta a una máquina llamada espirómetro. El espirómetro mide qué tan bien están funcionando los pulmones de una persona. Para comenzar la prueba, el médico puede pedirle a la persona que inhale un broncodilatador, que es un tipo de medicamento que abre las vías respiratorias.
Radiografía de tórax o tomografía computarizada. Estas pruebas de imagen permiten que un médico vea dentro del tórax de una persona para detectar signos de EPOC u otras afecciones médicas.
Exámenes de sangre. El médico puede ordenar análisis de sangre para verificar los niveles de oxígeno o descartar otras afecciones que causan signos y síntomas similares a la EPOC.

¿Qué es la EPOC?

EPOC es el término para un grupo de enfermedades pulmonares que tienden a empeorar con el tiempo. Los ejemplos incluyen enfisema y bronquitis crónica.

Los pulmones consisten en muchos tubos, o vías respiratorias, que se ramifican en tubos aún más pequeños. En los extremos de estas vías respiratorias hay diminutos sacos de aire que se inflan y desinflan durante la respiración.

Artículo relacionado >  Cómo gestionar los desencadenantes de la EPOC

Cuando una persona respira, el oxígeno se mueve por estos tubos y pasa a través de los sacos al torrente sanguíneo. Cuando exhalan, el gas de dióxido de carbono, que es un producto de desecho, sale del torrente sanguíneo y pasa a través de los alvéolos y las vías respiratorias.

En personas con EPOC, la inflamación crónica de los pulmones bloquea las vías respiratorias y puede dificultar la respiración. La EPOC también causa tos y aumento de la producción de moco, lo que puede conducir a nuevos bloqueos. Las vías respiratorias y los alvéolos pueden dañarse o ser menos flexibles.

La causa más común de EPOC es fumar cigarrillos u otros productos de tabaco. Según el Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre, hasta el 75 por ciento de las personas con EPOC fuma o fuma. Sin embargo, la exposición a largo plazo a otros irritantes o gases nocivos también puede causar o contribuir a la EPOC.

La genética también puede aumentar el riesgo de desarrollar EPOC. Por ejemplo, las personas que tienen una deficiencia en una proteína llamada alfa-1 antitripsina pueden tener más probabilidades de desarrollar EPOC, especialmente si fuman o si se exponen regularmente a otros irritantes pulmonares.

Los signos y síntomas de la EPOC suelen comenzar en personas de 40 años o más.

Conclusión

La EPOC es una condición común. Sin embargo, algunas personas confunden sus síntomas con los signos normales de envejecimiento, lo que puede significar que no obtienen un diagnóstico. Sin tratamiento, la EPOC puede empeorar progresivamente con el tiempo.

La EPOC puede ser una causa importante de discapacidad. Una persona con EPOC grave puede tener dificultades para llevar a cabo las tareas cotidianas, como subir un tramo de escaleras o permanecer de pie durante períodos prolongados para preparar una comida. Los brotes y las complicaciones también pueden afectar gravemente la salud y la calidad de vida de una persona.

No hay cura para la EPOC, pero el diagnóstico temprano y el tratamiento de esta afección pueden mejorar en gran medida las perspectivas de una persona. El tratamiento adecuado y los cambios en el estilo de vida pueden aliviar los síntomas y retrasar o detener la progresión de la EPOC.

Las opciones de tratamiento incluyen medicamentos, oxigenoterapia y rehabilitación pulmonar. Los cambios en el estilo de vida implican hacer ejercicio regularmente, comer una dieta saludable y dejar de fumar.

Author: Dr. Manuel Silva

Dr. Manuel Silva terminó su especialización en neurocirugía en Portugal. Se interesa por la experiencia de la radiocirugía, el tratamiento de los tumores cerebrales, y radiología intervencionista. Adquirió experiencia operativa significativa que se hace bajo la supervisión y orientación de los residentes de la tercera edad.